El fallo en la calefacción de Tesla se agrava y afecta también a los modelos sin bomba de calor

Hace una semana dábamos la noticia de que el gobierno canadiense estaba investigando un fallo en la calefacción de los Tesla model 3 y model Y. En su momento parecía que el culpable era un sensor de la bomba de calor y que se podría resolver a través de una actualización por software. Desde entonces el problema se ha agravado con nuevas reclamaciones de los dueños de modelos más antiguos con calefacción por resistencias.

Desde que este fallo salió a la luz, desde Tesla se mantuvo un perfil bajo confiando en que las actualizaciones dieran con la solución. Desgraciadamente ninguna de ellas ha sido capaz de resolver el problema. Ahora el propio Elon Musk declaró el pasado 16 de enero en twitter, después de ser preguntado directamente, que resolver esto es una prioridad. En su respuesta anunció otra actualización inminente que recalibraba la válvula de expansión de la bomba de calor.

Tesla cree que lo resolverá con una actualización

En el grupo de Facebook canadiense de dueños de Tesla se ha estado haciendo seguimiento de este fallo, y la información alli recogida revela que los primeros problemas surgieron a raíz de la actualización de Diciembre (2021.44.25.2). Los problemas persisten a día de hoy con la última version (2021.44.30.7). Y lo que en un principio parecía un problema exclusivo de los coches con bomba de calor ahora se ha visto agravado con las reclamaciones de los dueños de coches con calor por resistencias.

La causa detrás de los fallos de la bomba de calor podría deberse a la aleta de entrada de aire frontal que se congela en posición abierta. Esto provoca una entrada de aire frío que pasa por un sensor, lo que a su vez hace que la bomba de calor piense que está fallando, por lo que envía un mensaje de error diciéndole a la bomba que deje de funcionar. Tesla ha intentado, a través de actualizaciones, que la bomba se salte este mensaje y continúe funcionando, pero esto no ha solucionado el problema.

Muchos de los coches con calefacción por resistencia están fuera de garantía, lo que significa que la solución es un recambio completo de la unidad de calefacción que supone un gasto de más de 1000 euros.

Aunque ambos fallos puede que no tengan relación, es bastante sospechoso que hayan empezado casi simultáneamente después de una actualización. Estaremos pendientes de ver qué solución se le da a los propietarios de los Tesla afectados.

Compártelo: