Panasonic comenzará a fabricar celdas 4680 para Tesla en 2023

Panasonic comenzará a producir celdas en formato 4680 en el año 2023, estando previsto que el primer fabricante en beneficiarse de ellas sea Tesla. El proveedor japonés es el colaborador más antiguo de la marca capitaneada por Elon Musk; de hecho, ambas operan conjuntamente Giga Nevada, la mayor planta de baterías del mundo.

A día de hoy, Panasonic suministra celdas 18650 para los Model S y Model X y 2170 para los Model 3 y Model Y producidos en Fremont (los modelos de Giga Shanghái por el momento utilizan baterías de origen CATL y LG Energy Solution). En un principio, tanto la versión actualizada del Model Y como los Cybertruck, Roadster y Semi emplearán este tipo de celdas.

Con el objetivo de producir en masa las nuevas baterías para Tesla, Panasonic está ampliando su planta en la prefectura de Wakayama (Japón) e incorporando nuevos equipos de fabricación. La inversión en las instalaciones ascenderá a 704 millones de dólares y permitirá a la compañía satisfacer la elevada demanda de su socio.

Se espera que la planta alcance una capacidad de 10 GWh anuales, lo que equivaldría a un 20% de la producción total de Panasonic. La producción piloto dará comienzo a lo largo de este mismo año. Se espera que más adelante Giga Nevada también se encargue de este nuevo tipo de celdas, si bien todavía no se ha dado un cronograma específico.

Tesla obtendrá celdas 4680 por cinco vías diferentes

Tesla tiene previsto fabricar sus propias celdas 4680 en Giga Berlín, Giga Shanghái y Giga Texas, mientras que CATL, LG Energy Solution y Samsung SDI han confirmado que también producirán baterías en este formato para la marca estadounidense. Por lo tanto, la firma se nutrirá de celdas 4680 a través de cinco vías diferentes.

Las celdas 4680 son notablemente más grandes que las 2170, lo que les proporciona una capacidad cinco veces superior y seis veces más potencia. El uso de unas celdas de mayor formato permitirá no solo incrementar la autonomía en un 16% gracias al mejor aprovechamiento del espacio, sino también reducir los costes en un 14%.

Las nuevas celdas hacen gala de un diseño de «electrodo sin lengüeta» patentado por Tesla. Esta solución, que permite prescindir de las pestañas empleadas en el cátodo y en el ánodo para conectarse a los terminales de la carcasa, ayuda a reducir costes, simplifica la producción de las celdas, mejora el rendimiento y reduce la resistencia óhmica, ya que la corriente no tiene que ir de los electrodos a la lengüeta.

Fuente | Nikkei

Compártelo: