El Rimac Nevera lleva al límite un punto de recarga IONITY, alcanzando los 350 kW

La actualidad manda, y lo que era noticia hace poco se puede quedar obsoleto. Ya no es noticia que el Rimac Nevera pueda cargar a 333 kW en pico -lo cual le lleva unos minutos-, ahora la novedad es que pueda hacerlo a 350 kW. Salvo algunos puntos de recarga de IONITY, que alcanzan los 400 kW, el Nevera ha hecho tope.

Tal y como podemos ver en una imagen compartida por el propio Mate Rimac en Facebook, los 350 kW se han alcanzado echando viruta, a los 2 minutos de haber enchufado y habiendo «repostado» 12 kWh. El estado de carga (SoC) del paquete de baterías en H era del 48%, lo cual, queramos o no, influye en la velocidad de la recarga.

«Ahora ya lo sabemos, IONITY puede entregar 350 kW en el mundo real. ¡Muy bien!», dijo el croata. El hito ha tenido lugar en un cargador de Bruselas ubicado en el espacio Living Tomorrow, con cuatro puntos de recarga CCS Combo de 350 kW. Concretamente, fue un cargador modelo HP CP500 CJ LD del fabricante ABB.

La noticia es muy buena, aunque puede ser aún mejor en el futuro. La capacidad de recarga del Rimac Nevera va mucho más allá de lo que los cargadores de IONITY pueden proporcionar, ya que está diseñado para aguantar un pico de medio megavatio (500 kW). Al hacer tope en los 350 kW se puede recargar del 10 al 80% en menos de 20 minutos, y ojo, son 120 kWh en baterías, no va precisamente corto en ese aspecto.

El Rimac no solo es rápido recargando, también lo es en marcha. Con cuatro motores, uno por rueda, tiene una potencia máxima combinada de 1.914 CV/1.408 kW, muy «sedientos» cuando el pie derecho tiene gramos de más. Los 100 km/h los alcanza en menos de 2 segundos, pero es más relevante ver cuánto tarda en alcanzar los 300 km/h: 9,3 segundos. En otras palabras, alcanza los 300 km/h en el mismo tiempo que un coche normalito, como un Toyota Prius, aún está rascando los 90 km/h desde parado.

Compártelo: