StoreDot recibe nuevos fondos y planea fabricar sus baterías de carga ultra rápida en 2024

La compañia israelí StoreDot, pionera en la fabricación de baterías de carga ultrarápida (XFC) acaba de anunciar una inyección de capital de 80 millones de dólares. Esta inversión será destinada a completar las investigaciones y el desarrollo de sus primeras baterías para coches con vistas a su producción masiva en 2024.

Esta ronda de inversores la lidera el grupo Vinfast, fabricante vietnamita de coches eléctricos que planea fabricar y utilizar la carga rápida de StoreDot en sus vehículos. También aumenta su participación uno de los actuales socios, la petrolera BP ventures y Golden Energy Global Investment, compañía propiedad del fundador de EVE Energy, Dr. Liu Jincheng con quien ya colaboran desde el año pasado en la fabricación de 1000 pilas en una de sus líneas de producción para probar la escalabilidad de su tecnología. Otras empresas que colaboran y apoyan a StoreDot son el grupo Daimler (Mercedes-Benz) y las tecnológicas Samsung y TDK.

Qué hace interesante su propuesta

La tecnología de StoreDot que atrae a estas empresas es XFC, del inglés «extreme fast charging» o carga extremadamente rápida. Toda la investigación y el desarrollo gira en torno a reducir el tiempo de carga a un tiempo mínimo, y a través de sus demostraciones y puestas en escena han llamado la atención del sector tecnológico. En 2014 sus baterías recargaban un móvil en 30 segundos. Hace 3 años cargaron la batería de un scooter en 5 minutos y al año siguiente hicieron lo mismo con la pila de un dron.

El objetivo de esta nueva inversión es conseguir una batería de coche eléctrico que recargue al 100% en esos 5 minutos lo que equipararía en cierta medida la carga de un coche eléctrico a uno de combustión y nos olvidaríamos de uno de los inconvenientes más señalados de la movilidad eléctrica.

Lo que hace diferente a estas baterías de las actuales es un polímero orgánico basado en nanopartículas de germanio que sustituye al grafito que forma parte del cátodo. Esto mejora el intercambio de iones, aumenta la capacidad de almacenamiento de la celda y evita la oxidación de los materiales por acumulación de iones en las paredes de las celdas. Asimismo la composición del gel conductor y la arquitectura de la batería la hace menos inflamable y mas estable a altas temperaturas.

Pero quedan cosas por saber

Aunque la tecnología ya existe y permite la carga de un coche eléctrico en 5 minutos, los cargadores actuales necesitan ser capaces de soportarla. StoreDot no dice en su página las características de los cargadores para que sean efectivos con sus baterías pero sí «aclara» que se deben producir mejoras sustanciales en la infraestructura de carga. Además está por ver si la estabilidad de materiales y vida útil corrobora toda la teoría expuesta.

Lo que está por venir

Con el nuevo capital, StoreDot encara los últimos pasos en la investigación y desarrollo de sus baterías XFC en su centro de investigación de California donde además facilita la escalabilidad para su fabricación en las factorías de baterías de ion-Li existentes. Ya están mandando las primeras celdas a diferentes fabricantes de automóviles para que realicen sus propios test y si todo sigue su curso comenzará su fabricación a nivel global en 2024. Además anticipa el futuro continuando el progreso de baterías de estado sólido de densidad extrema y todo esto con el objetivo de reducir drásticamente el tiempo de carga de los coches eléctricos.

Fuente www.store-dot.com

Relacionado Esta batería de StoreDot es capaz de autorrepararse para alargar su vida útil

Compártelo: