Bolivia, Argentina y Chile avanzan en la creación de una «OPEP del litio»

Los gobiernos de Argentina, Bolivia y Chile están manteniendo contactos con la idea de crear un cártel del litio para la zona de Sudamérica. Esta idea se ha reforzado con la reciente victoria del socialista Gabriel Boric en Chile, que podría retomar unas relaciones diplomáticas con Bolivia que a día de hoy están rotas y el apoyo del gobierno chino.

El «petróleo blanco»

La demanda mundial de litio está en máximos históricos y seguirá subiendo las próximas décadas. Bolivia es el país con las mayores reservas del mundo con 21 millones de toneladas. Le siguen los 14,8 de Argentina y los 8,3 millones de Chile. Esta relevancia de un recurso no renovable y tan demandado podría permitir que una unión de estos países regulara el mercado internacionalde este mineral. China participa en muchas de las empresas que explotan estos yacimientos por lo que está apoyando esta toma de posiciones de los distintos gobiernos.

Una reciente conversación telefónica entre Boric y el presidente boliviano Luis Arce puede generar cambios en la política económica exterior del país. Chile ha sido un modelo del capitalismo en las últimas décadas. Fuentes del ministerio del CTI argentino confirmó que a finales de enero habrá una reunión en Bolivia para avanzar en una agenda común para el litio.

Las dificultades para controlar su extracción

La mayores dificultades pasan por la soberanía de las explotaciones mineras. En Bolivia, el gobierno de Luis Arce tiene un plan para estatalizar el recurso pero aún con la mayoría en el gobierno ha tenido problemas para poder aprobarlo.

Argentina y Chile tienen una situación más compleja. En Argentina la reforma constitucional de 1994 otorgó a las provincias la soberanía sobre los recursos de su territorio. En Chile está directamente prohibida la nacionalización por la Constitución lo que implica un modificación en la Convención Constituyente que actualmente está reescribiendo la Carta Magna.

Fuentes de litio en Sudamérica en 2018

Aunque aún están dando sus primeros pasos, la importancia que el control de este mineral va a tener a corto plazo en el mercado internacional es innegable. El litio vive un auge que llevó a llamarlo el «petróleo blanco» y China es la principal pujante para asegurarse un suministro barato de este mineral. La demanda sólo seguirá subiendo en las próximas décadas y se verá impulsada por la construcción de millones de baterías. De ahí el interés de crear un eje integrador en Sudamérica en base al litio para dirigir el mercado global.

Compártelo: