Tesla añade un claxon convencional al volante «yoke» de los Model S y Model X

Con la presentación de los renovados Model S y Model X a principios del año pasado, Tesla aprovechó para introducir en ambos vehículos un elemento que ya había mostrado en algunos de sus prototipos anteriores (Cybertruck, Roadster…): el volante «yoke», que se caracteriza por contar con un diseño en forma de mariposa con el aro incompleto.

Esta decisión ha sido muy criticada tanto por la prensa especializada como por los usuarios, pues debido a su poco ergonómico diseño dificulta el manejo en carreteras con curvas (solo resulta cómodo en autopista), la conducción deportiva en circuito e incluso la maniobrabilidad a la hora de aparcar.

De acuerdo con Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, este volante facilita la visualización de los displays del coche, por lo que, cuando el sistema de conducción autónoma FSD (Full Self-Driving) esté conectado, el «yoke steering wheel» será mucho más práctico que un volante convencional. Sin embargo, todavía queda mucho para que el FSD sea capaz de ofrecer una experiencia de conducción completamente autónoma, por lo que muchos ven la adopción de este peculiar volante como una estrategia de marketing.

Es interesante recordar que Toyota recientemente confirmó que su nuevo SUV eléctrico, el bZ4X, también dispondrá de un volante de tipo mariposa… pero solo en las versiones que equipen el sistema de dirección by-wire One Motion Grip, que permite que la relación de giro vaya adaptándose en función de la velocidad. Dicho de otra forma, esta dirección «por cable» posibilita que el volante solo gire 150 grados de tope a tope, haciendo innecesario que disponga de un aro completo, algo que no ocurre con la propuesta de Tesla.

El volante «yoke» de Tesla ha recibido duras críticas

La aparición de este elemento ha traído consigo otros cambios, pues las típicas palancas ancladas a la columna de dirección que equipan la inmensa mayoría de automóviles del mercado han desaparecido en favor de una serie de controles hápticos situados en el propio volante, una decisión que tampoco ha convencido a muchos usuarios.

Incluso el claxon ha sido sustituido por un botón, una decisión de la que aparentemente Tesla tendrá que retractarse, pues se encuentra probando una serie de prototipos con un nuevo volante «yoke» dotado de una bocina convencional en la piña central, donde también se ubica el airbag del conductor.

Dado que la marca está preparando sendas versiones de los Model S y Model X adaptadas a los mercados internacionales, es posible que este volante esté reservado a los modelos vendidos fuera de Estados Unidos. Sin embargo, no deberíamos descartar la posibilidad de que la compañía también los actualice en su país natal.

Fuente | Electrek

Compártelo: