Tesla dota de personalidad al Autopilot con FSD con tres modos de conducción

Desde la llegada de la versión 10.3 del software con «Capacidad de conducción autónoma total», Tesla ofrece la opción de elegir entre tres opciones en las que el vehículo conducirá de forma autónoma, aunque aún supervisada atentamente por un humano.

La introducción de los diferentes opciones del Full Self Driving (FSD) permiten a cada conductor decidir cómo y con qué tipo de acciones puede actuar el coche de forma autónoma, en caso de necesidad.

Este tipo de configuración afecta especialmente a la frenada de emergencia, cambios de carril, gestión del control de crucero y reacciones ante un semáforo.

Los nuevos modos de conducción autónoma a elegir se denominan: Chill, Average y Asertive e incluyen las siguientes características:

Chill Mode

En este modo el automóvil mantendrá una mayor distancia con el vehículo que circule por delante y realizará menos cambios de carril, que se producirán solo en caso de necesidad real.

Average Mode

Al seleccionar este programa el Tesla mantendrá una distancia media con los vehículos de delante y realizará un mayor número de cambios de carril. En caso de tener que realizar una frenada de emergencia se detendrá por completo.

Assertive Mode

Al elegir esta configuración, el coche eléctrico seguirá más de cerca a los coches de delante, manteniendo una distancia segura. Los cambios de carril se realizarán bajo la premisa de acelerar el viaje, con lo que serán más frecuentes.

Además, no saldrá del carril rápido salvo en caso de necesidad y, al igual que en el Modo Medio, podrá detenerse por completo para evitar accidentes.

FSD

El software de conducción autónoma de Tesla, que ha incrementado su precio en los Estados Unidos, continúa mejorando sustancialmente su funcionamiento, aunque no está exento de problemas y controversias.

Según publica Los Angeles Times, el  Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV) está revisando si el programa Full Self-Driving (FSD) Beta de Tesla. Este debería incluirse en la agrupación de empresas que prueban sus productos en la vía pública.

Tesla fue excluido de este grupo anteriormente porque la funcionalidad requiere un el control constante de un ser humano, algo que en la actualidad es obligatorio durante el uso, incluso del Autopilot básico.

Tesla mantienen su política en la que sus coches no son totalmente autónomos y que los humanos deben permanecer atentos en todo momento.

En la actualidad, las regulaciones del DMV, se aplican a otros fabricantes de automóviles que están trabajando en el desarrollo de vehículos autónomos como: Waymo, Cruise y Zoox.

Compártelo: