Tesla ofrecerá el sistema FSD a otros fabricantes, Elon Musk dixit

En 2019 Tesla presentó la evolución evolucionada del Autopilot, el sistema FSD o «Full Self-Driving». Ya no era solo un asistente para ir por carreteras, prometía prácticamente ir del punto A al punto B, pero manteniendo los ojos en la carretera. En síntesis, pese a lo pomposo del nombre, sigue siendo un ADAS de nivel autónomo 2, el conductor no puede desentenderse de lo que tiene delante.

Dos años después, y con el sistema todavía en fase beta (como ahora mismo), Elon Musk, CEO de Tesla, dijo esto acerca del sistema en una junta de accionistas trimestral: «Creo que Tesla está abierta a licenciar [conducción] autónoma porque creo que será un salvador de vidas relevante y que evite lesiones que no podemos guardarnos para nosotros mismos. Por eso, creo que sería moralmente correcto licenciarlo a otros fabricantes si desean utilizarlo». Y estaban abiertos también antes.

Con «licenciar» tenemos que hablar de «cobrar», por lo que con un aumento mínimo en los costes -básicamente, adaptar los sensores a cada coche y hacer ajustes finos por el cambio de cotas y dimensiones- se obtiene una nueva fuente de financiación para la empresa y que no sale de sus clientes. Es más, la bolsa de clientes se dispara. Por cierto, los clientes de Tesla han pagado el sistema FSD por adelantado, años antes de que esté comercialmente disponible.

Ayer mismo hubo un paso adelante. A la pregunta de un tuitero sobre FSD a Elon Musk, este le respondió que Tesla va a permitir la licencia de FSD a otros fabricantes. Antes de eso hay un paso previo ineludible, y es que los propios clientes de Tesla tienen que tener acceso total al sistema FSD. Los que pagaron tienen un hardware en sus coches que está infrautilizado, a la espera de que el software que lo gestione esté listo.

La realidad es que, actualmente, el sistema FSD solo está disponible para los clientes de Estados Unidos y está empezando el despliegue en Canadá. A la beta del sistema FSD no se puede apuntar cualquiera, solo los que tengan el mejor historial de seguridad en base a criterios como los frenazos que da o si no mantiene la distancia de seguridad con otros vehículos.

Cuando cualquier cliente de Tesla pueda usar el sistema FSD, ya no en fase beta, otros fabricantes pueden plantearse si les sale más a cuenta seguír metiendo dinero en su propio sistema, o aprovechar una solución comercial que ya existe, cobrarle a sus clientes un mordisquito en forma de sobreprecio, y ganar dinero prácticamente sin hacer nada. El camino del i+D es más tortuoso y bastante más caro.

Compártelo: