Volvo presenta Ride Pilot, su nuevo sistema de conducción autónoma no supervisado

Volvo ha anunciado que su próxima generación de coches eléctricos será la encargada de estrenar el sistema de conducción autónoma no supervisado Ride Pilot, el cual se ofrecerá primero a sus clientes de California (Estados Unidos). Con este adelanto, Volvo quiere ponerse a la altura de rivales como Cadillac, que ya cuenta con un sistema «manos libres» (Super Cruise) en algunos de sus modelos.

Cuando el sistema esté en funcionamiento, los conductores podrán olvidarse de la carretera y dedicarse a otras actividades como leer, escribir o trabajar. En la práctica, esto significa que el Ride Pilot de Volvo será un sistema con un nivel 4 de autonomía, superando tanto al Super Cruise de General Motors (nivel 3) como al Autopilot de Tesla (nivel 2+).

Una vez se haya verificado que su uso en carretera es seguro, el Ride Pilot se ofrecerá bajo una modalidad de suscripción en el sustituto eléctrico del XC90, un SUV de grandes dimensiones cuya puesta de largo está programada para finales de este mismo año. Los rumores apuntan a que este ambicioso vehículo se denominará Embla, rompiendo así con el actual sistema de nomenclaturas alfanumérico de Volvo.

De acuerdo con la nota de prensa facilitada por la firma escandinava, la combinación de un conjunto de sensores de última generación (incluyendo un LiDAR de origen Luminar) con las actualizaciones de software vía OTA permitirá establecer nuevos estándares de seguridad, un apartado en el que Volvo siempre ha sido una pionera.

Volvo ha desarrollado Ride Pilot en colaboración con Zenseact y Luminar

El software del sistema Ride Pilot ha sido desarrollado por la empresa Zenseact en colaboración con el equipo interno de Volvo y los técnicos de Luminar. En cuanto al hardware, habría que señalar que el Ride Pilot empleará más de dos docenas de sensores (cinco radares, ocho cámaras, dieciséis sensores ultrasónicos y un LiDAR).

Aunque tanto los sensores como el software del nuevo sistema estarán incluidos de serie en el nuevo SUV eléctrico, Volvo solo permitirá que los clientes tenga acceso al Ride Pilot una vez haya pasado un riguroso protocolo de verificación, lo que incluirá pruebas en carretera en una serie de condiciones climatológicas variables.

Dicho proceso de verificación ya ha comenzado, pues Volvo actualmente se encuentra probando el sistema en las carreteras de Suecia con Zenseact; además, también está recopilando datos en Estados Unidos y Europa. El inicio de los test en las carreteras de California por su parte está previsto para mediados de año.

«Estamos orgullosos de anunciar el lanzamiento en Estados Unidos de nuestro primer sistema de conducción autónoma no supervisado, ya que buscamos establecer un nuevo estándar en la industria sin comprometer la seguridad», explica Mats Moberg, jefe de investigación y desarrollo de Volvo. «Tener el nuevo software de Zenseact y el LiDAR de Luminar en nuestro nuevo SUV completamente eléctrico es un cambio de juego para Volvo, así como para la seguridad automotriz y la conducción autónoma».

Compártelo: