El BMW i4 tendrá dos sustitutos: el i3 (2025) y el i6 (2026)

Durante los últimos quince años, los tres principales fabricantes premium (Audi, BMW, Mercedes-Benz) han expandido sus respectivas gamas hasta límites insospechados. Mientras que las marcas generalistas reducían su oferta y prescindían de sedanes y monovolúmenes para centrarse en los segmentos más rentables, el tridente alemán ha diversificado hasta el absurdo las configuraciones de carrocería disponibles.

Berlinas coupé, shooting brakes, CUV… Esto ha llevado a la creación de familias de modelos cada vez más complejas, algo que ahora las tres firmas quieren atajar con el objetivo de reducir costes. Mientras que Audi ya ha declarado que abandonará los segmentos más pequeños y Mercedes-Benz se centrará en los sedanes y SUV en detrimento de coupés y familiares, BMW racionalizará su alineación en los próximos años para eliminar sus actuales solapamientos.

Este movimiento afectará a los actuales Serie 4 y Serie 8, las versiones coupé de los Serie 3 y Serie 7, que desaparecerán en favor de un nuevo Serie 6. Este modelo estará disponible en carrocerías Coupé y Cabrio; sin embargo, por el momento no está claro si también dispondrá de una versión de cinco puertas Gran Coupé.

En cualquier caso, la desaparición del Serie 4 Gran Coupé conllevará el final de su versión eléctrica, el i4. Esto en parte tiene cierta lógica, pues en 2025 se lanzará su sustituto directo: el nuevo i3, la versión eléctrica del próximo Serie 3. Este modelo se asentará sobre la nueva plataforma Neue Klasse, una arquitectura multienergía mejor adaptada que la CLAR para albergar los órganos mecánicos de un coche eléctrico.

La plataforma Neue Klasse sustentará a los próximos BMW eléctricos

El Serie 6, previsto para 2026, también utilizará dicha base. Los rumores apuntan a que dispondrá de una variante cero emisiones denominada i6, la cual desde un punto de vista técnico posiblemente no se diferencie demasiado de las versiones tope de gama del i3; no en vano, sus dimensiones serán bastante similares (unos 4,80 metros de largo).

Entre otras novedades, la plataforma Neue Klasse incorporará un sistema eléctrico de 800 voltios, lo que permitirá a los i3 e i6 rebajar notablemente los tiempos de recarga respecto al actual i4, que tarda 31 minutos en pasar del 10 al 80% de carga. Además, la habitabilidad también mejorará gracias al empleo de un piso completamente plano. Aunque estará preparada para albergar baterías de electrolito sólido desde el principio, BMW no lanzará esta tecnología al mercado hasta finales de la década.

Fuente | L’Argus

Compártelo: