El gobierno francés defiende extraer el litio en su propio territorio

La ministra francesa de medio ambiente, Barbara Pompili, ha dejado claro en una entrevista en Les Echos que Francia debe empezar a explotar sus propios recursos de litio para abastecer la demanda que exige alejarse de los combustibles fósiles.

«Francia necesita contratos a largo plazo para la importación, pero también obtener nuestro propio litio en casa. Si queremos ser una sociedad que emite menos gases efecto invernadero debemos afrontar las consecuencias, necesitamos materiales como el litio», añadió Pompili a la revista.

Europa necesita obtener sus propios recursos

El litio geotérmico es el obtenido de modo más respetuoso con el medio ambiente

Los coches eléctricos son una de las bazas de la Unión Europea para reducir las emisiones, y el bloque está tratando de reducir al dependencia de los suministros de baterías de Asia a través de proyectos con fabricantes de automóviles y especialistas en baterías con sede en Europa. Pero tanto el litio como otros elementos importantes como el cobalto provienen de fuera del continente. China domina la cadena de suministro mundial en un momento de fuerte apreciación del litio después de años bajando el valor.

Para la ministra, el plan está claro: «Si se demuestra que tenemos litio propio, debemos asumir la responsabilidad de extraerlo en nuestro territorio, porque lo haremos en buenas condiciones».

Estas afirmaciones viene en medio de las protestas que en otras regiones de Europa provoca la explotación del litio. En Portugal, donde un impasse provocado por las elecciones generales ha retrasado la aprobación para nuevas extracciones, el gobierno se ha encontrado la crítica de grupos ecologistas. En Serbia en cambio, una feroz oposición pública ha provocado la revocación de las licencias de Rio Tinto.

Para Francia, sus mayores esperanzas para la obtención de litio pasa por las salmueras de la zona oriental de Alsacia, donde el litio geotérmico es explorado como una importante fuente de suministro. Además empresas francesas como Eramet tiene intereses en la explotación que posee en Argentina.

Compártelo: