La gama de Jaguar se reducirá a 3 coches eléctricos que combinarán la elegancia de Bentley con la deportividad de Porsche

El año 2025 marcará un antes y un después dentro de la historia de Jaguar. Tras años de malos resultados y con sus índices ventas en caída libre, Thierry Bolloré, director ejecutivo del grupo Jaguar Land Rover (en manos del gigante indio Tata desde 2008), ha tomado la decisión de cambiar radicalmente el enfoque de la firma británica para asegurar su supervivencia.

Además de suprimir por completo los motores de combustión interna de su oferta (todos sus modelos térmicos se discontinuarán a mediados de la década), Jaguar abandonará el segmento premium para enfocarse en el sector de lujo. Es decir, pasará de competir con Audi, BMW, Mercedes-Benz y Tesla para situarse a la altura de Aston Martin, Bentley, Maserati y Porsche.

Aunque esta transformación conllevará un volumen de ventas inferior, el margen de beneficio será muy superior, lo que asegurará la rentabilidad de la compañía. La piedra angular de esta estrategia será la nueva plataforma eléctrica Panthera, que será desarrollada conjuntamente por Jaguar Land Rover y Magna, empresa que actualmente se encarga de la producción del Jaguar I-Pace.

De acuerdo con un informe publicado por Automobilwoche, la gama de Jaguar pasará a estar formada por tres únicos modelos a partir de 2025: una berlina de representación, un crossover y gran turismo. Todos ellos contarán desde el principio con funciones de conducción altamente automatizadas (nivel 3) gracias a la colaboración de Jaguar Land Rover con NVIDIA.

Jaguar XJ

La plataforma Panthera será un desarrollo conjunto con Magna

El sedán será heredero de la saga XJ; de hecho, su estética se basará en la primera generación de dicho modelo (1968-1992). Será algo más compacto y dinámico que rivales como el Mercedes-Benz EQS, y tratará de combinar el estatus y la clásica elegancia british de Bentley con el carácter deportivo típico de Porsche.

El crossover sustituirá indirectamente al I-Pace, pues será más grande y lujoso, situándose solo un peldaño por debajo del suntuoso Range Rover. Estará disponible con dos distancias entre ejes. Aunque Jaguar abandonará las carrocerías SUV (E-Pace, F-Pace) para no solaparse con Land Rover, su marca hermana a cambio renunciará a lanzar crossovers.

Jaguar I-Pace

El deportivo, que se comercializará en versiones coupé y cabrio, ocupará el lugar del F-Type dentro de la gama, si bien por planteamiento se parecerá más a los XJ Coupé y XK, pues será un 2+2 en lugar de un biplaza. Su estética se inspirará en las líneas del legendario E-Type, un clásico atemporal considerado por muchos como el automóvil más bello del mundo.

Teniendo en cuenta que tanto el sustituto del I-Pace como el del F-Type tendrán un carácter bastante diferente al de sus predecesores, no sería de extrañar que ambos fueran renombrados. Por lo tanto, y dado que se situarán en la categoría más exclusiva del mercado, probablemente sus denominaciones comerciales incluyan la letra «J» que suele caracterizar a sus buques insignia. Así, no sería de extrañar una gama constituida por un XJ, un J-Pace y un J-Type.

Fuente | Automobilwoche

Compártelo: