El Mercedes-Benz EQB recibe una versión de acceso más asequible

Una de las numerosas novedades eléctricas presentadas por Mercedes-Benz el año pasado fue el EQB, un SUV mediano de 4,68 metros de largo asentado sobre la plataforma EVA1.5 que también podemos encontrar en el EQA. Este modelo deriva del conocido GLB térmico y se constituye como una de las alternativas más familiares de la gama EQ, pues puede tener hasta siete plazas.

En el momento de su lanzamiento, el Mercedes-Benz EQB estaba disponible en dos versiones, ambas con tracción total: el EQB 300 4MATIC y el EQB 350 4MATIC. Tanto uno como otro emplean un pack de baterías de 66,5 kWh de capacidad, el cual les proporciona una autonomía de 420 km bajo el ciclo de homologación europeo WLTP.

El EQB 300 4MATIC tiene un conjunto propulsor de 228 CV (168 kW) y 390 Nm, el cual le permite completar el 0 a 100 km/h en 8 segundos, mientras que el EQB 350 4MATIC se va a 292 CV (215 kW) y 520 Nm, rebajando el crono a apenas 6,2 segundos. Tanto uno como otro pueden cargar a un máximo de 100 kW en corriente continua, tardando 32 minutos en pasar del 10 al 80% de carga.

Ahora, la gama se ha completado con una nueva variante de acceso que se diferencia de sus hermanos por ser de tracción delantera. Bautizado como EQB 250, el recién llegado mantiene el pack de 66,5 kWh; sin embargo, gracias a un tren motriz de 190 CV (140 kW) y 385 Nm más eficiente, logra un alcance máximo de 469 km WLTP. En este caso, el 0 a 100 km/h se queda en 9,2 segundos.

El Mercedes-Benz EQB deriva del GLB térmico

El Mercedes-Benz EQB 250 homologa 469 kilómetros WLTP de autonomía

Dado que se trata de un modelo de «acceso», la nueva versión 250 ha permitido al EQB rebajar su precio de partida a 55.225 euros. La diferencia respecto a los 300 4MATIC (desde 58.464 euros) y 350 4MATIC (desde 60.707 euros) no es demasiado abultada; sin embargo, se constituye como una alternativa muy atractiva para aquellos que no necesiten tracción total y busquen una autonomía algo mayor.

Actualmente, el todocamino se sitúa como el segundo coche eléctrico más asequible de la compañía tras el EQA, igualando a rivales como el Audi Q4 e-tron. Es altamente probable que más adelante la gama se enriquezca con la llegada de nuevas variantes, incluidas algunas firmadas por AMG, la división deportiva de Mercedes-Benz.

Compártelo: