Ora no acepta más pedidos de White Cat y Black Cat, está perdiendo dinero con sus coches eléctricos baratos en China

La mayoría de los fabricantes de coches están intentando maximizar el margen por unidad, lo cual va en dirección contraria a vender coches económicos. Cuando los precios están muy ajustados hay riesgos de entrar en pérdidas si los costes aumentan. Es lo que le ha pasado a Ora, marca de Great Wall enfocada a la electromovilidad.

Los concesionarios de Ora ya no aceptan más pedidos del Black Cat ni del White Cat. Si bien ambos modelos no han sido descatalogados, no se aceptan más pedidos por dos razones. La primera es el incremento de las materias primas, lo cual está haciendo perder a Ora más de 10.000 yuanes por unidad vendida del Black Cat, al cambio más de 1.400 euros.

La segunda razón es problemas para sacar la producción adelante en un contexto de fallos de la cadena de suministro. Hay 20.000 pedidos pendientes de atender de estos modelos. Anotar más solo empeoraría la lista de espera y la alargaría al tercer trimestre, además de las pérdidas. El fabricante trabaja en la solución del problema, y de momento el único modelo que sigue a la venta es el Good Cat.

Ora Good Cat GT

No ha sido suficiente ahorrarse el diseño mediante fuerte inspiración -por no decir plagio- de diseños muy conocidos, incluyendo el mítico Volkswagen Beetle. Entre Black Cat y White Cat se han acumulado más de 173.000 unidades vendidas. El último modelo en llegar a la gama será el Ballet Cat, disponible a partir de marzo, después vendrá el Lightning Cat.

Este año habrá un recorte importante de subsidios, del 30%, para comprar coches eléctricos -por extensión, de nuevas energías- en China, y en 2023 directamente no habrá. Esto tiene un efecto negativo en coches de precios ajustados como los Ora Cat. Entre los subsidios y la obligación de vender un mínimo de coches eléctricos al año, China ha logrado un elevado ritmo de electrificación para combatir la gran contaminación de sus ciudades.

Aparentemente, la marca Ora va a centrarse en modelos que tengan un margen comercial más alto, dadas las limitaciones de suministro, que es lo más inteligente. Está bien el tener modelos más básicos cuando eso no es un problema e interesa ganar cuota de mercado, y de haber pérdidas, pueden verse compensadas con modelos más caros. Puede que White Cat y Black Cat regresen al mercado chino más adelante. En Europa no está tan claro, fabricantes como smart llevarían a Great Wall a juicio.

Compártelo: