El Porsche Macan eléctrico pierde camuflaje y nos muestra un frontal muy Taycan

Tras el éxito incuestionable del Taycan, el primer coche eléctrico de Porsche, la firma alemana está ultimando el lanzamiento de su segunda propuesta cero emisiones, el nuevo Macan. Este modelo será todavía más ambicioso, pues se convertirá en la propuesta de acceso de la firma de Stuttgart; además, será el encargado de estrenar la plataforma PPE.

Dicha arquitectura, desarrollada en colaboración con Audi, contará con un sistema eléctrico de 800 voltios, lo que le permitirá cargar a un máximo de 270 kW de potencia en corriente continua. No sería de extrañar que gracias al empleo de un nuevo software de gestión el Macan sea capaz de mejorar los tiempos de carga del Taycan (5-80% en 22,5 minutos).

Porsche ya confirmó en su momento que el Macan eléctrico homologará una autonomía «significativamente mayor» a la del Taycan, que en su versión GTS logra un máximo de 504 km WLTP. Esto no quiere decir necesariamente que vaya a emplear packs de baterías más capaces, pues posiblemente su conjunto motriz esté más pulido y resulte más eficiente.

«Hemos aprendido que la autonomía y el ‘range anxiety’ son un problema en algunos mercados», admitió hace unos meses Michael Steiner, director de desarrollo de Porsche, durante un encuentro con periodistas. De hecho, la inmensa mayoría de compradores del Taycan optan por la Performance Battery Plus de 93,4 kWh en lugar de la Performance Battery de 79,2 kWh. Al igual que el sedán, el Macan estará disponible con dos packs diferentes.

El Porsche Macan eléctrico se lanzará en 2023

Aunque todavía no tiene una fecha de presentación definida, es muy posible que el Macan eléctrico se revele a finales de año, mientras que su lanzamiento comercial se hará esperar hasta 2023. Su producción tendrá lugar en la planta alemana de Leipzig, de la que también saldrá el futuro buque insignia eléctrico (¿Panamera?) de la compañía.

Dado que su puesta de largo es inminente, los prototipos empleados durante los test de desarrollo han comenzado a perder camuflaje, permitiéndonos observar con mayor detalle las líneas maestras del todocamino, que abandonará su redondeada estética de «mini Cayenne» para adoptar un frontal más agresivo directamente inspirado en el Taycan.

La calandra superior desaparecerá por ser innecesaria, acercando el diseño del Macan a los deportivos de motor trasero de la marca (718, 911). El perfil será más aerodinámico, con una luneta posterior más inclinada que recordará en cierta medida al Cayenne Coupé. Aunque todavía no se tienen imágenes del habitáculo, se espera que sea relativamente similar al del Taycan.

Compártelo: