Tesla llama a revisión a 53.822 vehículos con el pack Full Self-Driving que desobedecen las señales de STOP

Tesla se verá obligada a llamar a revisión a un total de 53.822 vehículos equipados con el pack Full Self-Driving debido a un problema que provoca que a veces el sistema de conducción autónoma no se detenga por completo en algunas intersecciones, poniendo en riesgo la seguridad de los ocupantes y de otros conductores.

De acuerdo con la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos), esta llamada a revisión afectará a toda la gama de la compañía: Model S (2016-2022), Model X (2016-2022), Model 3 (2017-2022) y Model Y (2020-2022). Para evitar males mayores, Tesla lanzará una actualización OTA que deshabilitará la función «rolling stop».

La función «rolling stop», introducida a finales de octubre de 2021, permite que el vehículo no se detenga por completo en una intersección siempre y cuando circule a menos de 9 km/h y no detecte otros automóviles, peatones o ciclistas en las inmediaciones. Sin embargo, esto iría en contra de las leyes federales de Estados Unidos, que obligan a que los vehículos se detengan por completo en las señales de STOP.

La NHTSA ha señalado que la legislación actual prohíbe a los fabricantes vender automóviles con defectos o funciones que presenten riesgos para la seguridad. Sin embargo, Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, ha afirmado en su cuenta de Twitter que «no hay ningún problema de seguridad», pues «los automóviles simplemente reducen la velocidad a unas 2 millas/hora y continúan hacia adelante si tienen una vista clara sin automóviles ni peatones».

Tesla desactivará la función «rolling stop» vía OTA

Actualmente, hay casi 60.000 Teslas en Estados Unidos equipados con el pack Full Self-Driving en fase beta. Este sistema, diseñado para ofrecer una experiencia de conducción autónoma completa, pretende ir un paso más allá que el Autopilot; sin embargo, muchos clientes se han quejado de su funcionamiento errático y de las numerosas intervenciones que hay que realizar cuando está en funcionamiento.

De acuerdo con la compañía, hasta el momento no se ha producido ningún accidente relacionado con la función «rolling stop». Tesla también ha confirmado que se reunió con la NHTSA los días 10 y 19 de enero para discutir los parámetros operativos de su sistema. La llamada a revisión finalmente se acordó el 20 de enero.

Es interesante recordar que, a raíz de una serie de accidentes en los que se vieron involucrados tanto modelos de Tesla como vehículos de emergencias, el pasado mes de agosto la NHTSA abrió una investigación formal (que actualmente continúa en curso) sobre el sistema Autopilot, la cual afecta a unos 765.000 automóviles de la marca vendidos en Estados Unidos.

Fuente | Reuters

Compártelo: