El Tesla Model S Plaid y el Lucid Air «extinguen» al Porsche Taycan Turbo S en esta prueba de aceleración

La batalla por tener la berlina eléctrica más rápida del mercado es una cuestión de imagen donde los fabricantes tradicionales están perdiendo. El último ejemplo es este test donde se han enfrentado tres de los coches de producción más rápidos del planeta. El Tesla Model S Plaid, el Lucir Air en su versión más radical, y el Porsche Taycan Turbo S.

El test supone enfrentar a estas tres bestias pardas en una prueba del cuarto de milla, tanto desde parado, como también una con salida lanzada. Y el resultado no ha podido ser más claro con una rotunda y absoluta victoria del Tesla Model S.

Por un lado estaba el Tesla, con su sistema de propulsión de 1.020 CV de potencia, tracción a las cuatro ruedas y batería de 95 kWh útiles, que llegaba al primer test con la batería al 82%. Un modelo con un precio en Estados Unidos de 132.000 dólares, y que todavía no está disponible en Europa, donde tendremos que esperar para verlo.

Frente al Tesla encontramos al espectacular Lucid Air. Un nuevo contendiente que llega con un diseño que no deja a nadie indiferente. Un aspecto moderno y estilizado que sin duda ha sido todo un acierto por parte de la marca. Entre sus argumentos en lo mecánico, un demoledor sistema de propulsión de 1.111 CV de potencia, batería de 118 kWh útiles, que llega con una carga del 86%, y que tiene un precio en Estados Unidos de 170.000 dólares. ¿Caro? Pues las primeras unidades se están revendiendo en el mercado de ocasión por más de 250.000 dólares. Una locura con Lucid.

Frente a estas dos bestias pardas, que recordemos son obra de empresas que hace 20 años no existían, encontramos a la propuesta más rápida y radical de los fabricantes europeos. El Porsche Taycan Turbo S. Un modelo dotado de un sistema de propulsión de «solo» 750 CV, alimentado por una batería de 83.7 kWh útiles, y que llega con la batería al 90%. Un modelo que es el único con sistema de cambio de marchas de dos velocidades, y que tiene un precio en el mercado americano de 218.000 dólares. El más caro de todos con mucha diferencia.

Como podemos ver en los vídeos, el rey sigue siendo el Tesla Model S, que logra superar sin problemas a sus dos rivales en las tres pruebas de aceleración.  No sólo deja atrás al Lucid, que se defiende algo, sino que el conductor del Porsche sólo puede ver las partes traseras de sus rivales en todas y cada una de las pruebas.

La conclusión es que los fabricantes tradicionales han perdido el tren de las prestaciones en sus modelos bandera. Algo que no puede tener mucha importancia a nivel de ventas al ser unidades de precios muy elevados. Pero si pierden el tren de la publicidad que les otorga el contar con los modelos más rápidos del mercado. Berlinas de cuatro o cinco plazas, capaces de llevar a una familia en su viaje, y que además son tan rápidos como los mejores super deportivos de combustión del mercado.

Compártelo: