Toyota se marca un objetivo de ventas muy conservador para el bZ4X, su nuevo coche eléctrico

A principios de verano, Toyota comenzará a entregar las primeras unidades del bZ4X, su primer coche eléctrico global. Este SUV mediano se venderá en Canadá, China, Estados Unidos y Europa; sin embargo, en Japón solo estará disponible a través de un servicio de suscripción, algo especialmente llamativo si tenemos en cuenta que se trata de su mercado natal.

Esta decisión respondería a la necesidad de centrarse en otras regiones con una mayor demanda de vehículos eléctricos, pues la producción del nuevo modelo será relativamente reducida: en todo el año fiscal 2022 apenas se fabricarán 60.000 unidades del bZ4X, mientras que en el año fiscal 2023 esta cifra se reducirá a 50.000 ejemplares.

Como puede verse, estos números llaman la atención por su conservadurismo, sobre todo si tenemos en cuenta que los Tesla Model Y y Volkswagen ID.4, sus dos principales rivales, vendieron respectivamente 410.517 y 121.631 unidades en el año 2021 a pesar de la crisis en el suministro de semiconductores que sufrió (y todavía sufre) la industria automovilística a nivel mundial.

Esta decisión también afectará al Subaru Solterra, hermano gemelo del Toyota bZ4X, pues su producción para todo el año 2022 ya se ha agotado en Estados Unidos. Es de esperar que, al igual que ha ocurrido con el Solterra, la demanda del bZ4X supere con creces la capacidad de producción de Toyota, que aparentemente ha pecado de cierta falta de ambición con su nuevo automóvil.

El Subaru Solterra también se producirá en bajos números

El Toyota bZ4X competirá en el segmento D (SUV medianos)

El Toyota bZ4X tendrá un precio de partida aproximado de 50.000 euros antes de ayudas y estará disponible con tracción delantera y total. En el primer caso equipará un motor de 204 CV (150 kW) y 265 Nm de par, gracias al cual podrá hacer el 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad punta de 160 km/h.

El modelo con tracción total incorporará dos propulsores de 109 CV (80 kW) en configuración «dual» (uno en cada eje), los cuales le darán una potencia combinada de 217,5 CV (160 kW) y un par de 336 Nm. Esto se traducirá en un 0 a 100 km/h algo mejor (7,7 segundos). Además, tendrá una función X-MODE que le permitirá desenvolverse con soltura en situaciones adversas (barro, nieve, pendientes resbaladizas).

El Toyota bZ4X mide 4,69 metros de largo

Las baterías por su parte tendrán una capacidad de 71,4 kWh y le permitirán alcanzar una autonomía de unos 450 km WLTP en su versión de tracción delantera. Este pack estará garantizado al 70% durante diez años o un millón de kilómetros (lo que antes se alcance); además, Toyota afirma que retendrá el 90% de su capacidad tras 240.000 km recorridos.

El sistema de climatización de la batería mediante líquido estará asociado a una bomba de calor, lo que mejorará la eficiencia del vehículo en climas fríos. En cuanto a la carga, podrá alcanzar una potencia máxima de 150 kW en corriente continua, recuperando el 80% de su alcance en apenas 30 minutos.

Fuente | Nikkei

Compártelo: