ADAC prueba varios coches eléctricos para calcular sus pérdidas de autonomía en climas fríos

Como muchos de nuestros lectores probablemente ya sepan, el rendimiento de los coches eléctricos tiende a empeorar con las bajas temperaturas. Por este motivo, en invierno la autonomía de este tipo de vehículos suele verse reducida respecto a otras épocas del año; sin embargo, esto no ha impedido que en países de clima frío como Noruega logren un éxito arrollador (en 2021, el 65% de los coches nuevos vendidos en el país fueron eléctricos).

¿A qué se debe la pérdida de autonomía de los coches eléctricos en invierno? Aunque es cierto que el uso de la calefacción en el habitáculo juega un papel importante, también hay que tener en cuenta que las propias baterías necesitan calentarse, pues logran un funcionamiento óptimo a temperaturas de entre 20 y 40ºC. Fuera de dicho rango, las reacciones químicas que tienen lugar en las celdas se vuelven menos eficientes.

El ADAC alemán, la mayor asociación automovilística de ámbito europeo, ha querido comprobar hasta qué punto son acusadas las pérdidas de alcance sometiendo a un test en condiciones reales a tres de los coches eléctricos más vendidos del viejo continente: el Peugeot e-208, el Renault ZOE y el Volkswagen ID.3.

La prueba, consistente en un viaje de unos 100 km, se realizó a 0 y a 20ºC. Los resultados obtenidos fueron, cuanto menos, sorprendentes, pues a pesar de tener una batería refrigerada por aire en lugar de por líquido, el ZOE logró unos registros similares a los del e-208 (ambos vehículos vieron su consumo incrementarse en un 21%).

Diferencia de consumo durante el test de ADAC

El Renault ZOE sorprende por su buen funcionamiento en climas fríos

En el caso del Volkswagen, que al igual que el Peugeot equipa un sistema de climatización por líquido, el incremento fue mucho más acusado (30%). Es interesante señalar que el ID.3 equipaba como extra una bomba de calor, elemento incluido de serie en los e-208 y ZOE que permite mejorar la eficiencia de la calefacción en climas fríos. Por lo tanto, una unidad sin dicha opción probablemente habría logrado un consumo todavía más elevado.

ADAC ha querido comparar estos resultados con los medidos por GreenCAP en sus pruebas de laboratorio, realizadas en base al ciclo WLTP. El recorrido de 23 km en banco permite cuantificar de forma clara el impacto en el consumo del calentamiento de la batería y el habitáculo. Los resultados a -7 y 14ºC fueron los siguientes:

14ºC-7ºCPérdida de autonomía
FIAT 500244 km182 km25%
Renault ZOE351 km244 km30%
Hyundai Kona Eléctrico215 km147 km32%
Ford Mustang Mach-E300 km202 km33%
Lexus UX 300e224 km141 km37%
Nissan LEAF e+332 km210 km37%
Volkswagen ID.3324 km162 km50%

ADAC nos da varios consejos útiles de cara a reducir el consumo de energía de nuestro coche eléctrico en climas fríos. Para empezar, se recomienda precalentar el habitáculo mientras el vehículo se está cargando, una función que cada vez ofrecen más fabricantes. Por otro lado, también se insta a utilizar el volante y los asientos calefactados en caso de equiparlos, pues consumen menos que la calefacción principal, la cual a su vez puede bajarse un poco. Además, conectar la recirculación de aire también puede ayudar a reducir el gasto energético.

Fuente | ADAC

Compártelo: