Giga Shanghai de Tesla detiene su producción por un brote de COVID

Mientras en Europa vamos camino de la «gripalización» del coronavirus, en China siguen sin dejar atrás la pandemia. La política «COVID cero» ha sido modélica en el papel, pero en la práctica las autoridades chinas se han dejado flecos como grandes segmentos de población sin vacunación completa. Por eso, en primavera de 2022, tienen que cerrar Shanghái, porque Ómicron está haciendo de las suyas, infectar a diestro y siniestro.

Dado que es una ciudad donde viven 26,3 millones de personas, casi la mitad de la población de España, las autoridades han decretado un cerrojazo de una semana por fases. La fábrica de Tesla, sita en un parque empresarial, pretendía seguir funcionando con un grupo burbuja de empleados que estaban allí el domingo, pero esa opción ha sido desechada. Paró su actividad ayer mismo.

Por lo tanto, la fábrica tiene que volver a parar unos días en lo que va de año, y teniendo en cuenta lo productiva que es, va a aumentar levemente la espera de los clientes. A finales de trimestre la producción de Tesla es para mercado local, así que se notará a corto plazo en China. Luego tendrán que recuperar el ritmo para que eso no se contagie a las entregas por barco, pues la producción del principio de trimestre es para exportación.

De momento la producción de Giga Berlin es claramente insuficiente como para compensar ese efecto en las entregas europeas. De forma progresiva las entregas desde China irán perdiendo importancia en Europa, pero en Grünheide se están fabricando coches, literalmente, desde hace unos días.

La gigafábrica china se mantendrá parada desde el lunes 28 hasta el jueves 31, el plazo estipulado por las autoridades. Conociendo al coronavirus, en función de los cribados masivos y de los casos positivos que se detecten, eso puede ir a más. Puede parecer que cuatro días no son nada, pero hablamos de unos 2.000 coches diarios, y cuando una fábrica es muy productiva no resulta fácil pisar el acelerador para compensar días de brazos cruzados.

Entre la producción perdida en dos días pasados y estos cuatro, Tesla habrá dejado de producir unos 10.000 coches en China

Entre el 1 y el 5 de abril se cierra la otra mitad de Shanghái, por lo que el ritmo se podría reanudar siempre y cuando Tesla no se haya pillado los dedos con un proveedor o trabajadores que vivan en esa zona. Tesla puede optar entre obedecer y obedecer, así que es lo que hay. En Estados Unidos Tesla interpretó las normas del confinamiento de forma mucho más creativa, pero en China se las gastan de otra forma.

Compártelo: