La beta 10.11 de Tesla FSD eliminará riesgos de frenada fantasma

El sistema Full Self-Driving (FSD) de Tesla es un asistente de conducción de Nivel 2 que ayuda al conductor a prevenir ciertos accidentes. El fenómeno de la frenada fantasma o phantom braking se produce cuando el coche -mejor dicho, la red neuronal- interpreta que va a colisionar contra otro vehículo o un usuario de la vía vulnerable.

Tesla denomina VRU a los peatones, personas con movilidad reducida en silla, usuarios de patinetes, bicicletas o motos, etc. De acuerdo a las notas de la versión beta 10.11, que ya se está soltando a un reducido número de usuarios, se ha mejorado la detección de los VRU en un 44,9%, reduciendo por tanto los falsos positivos y las frenadas fantasma en las juntas de dilatación en carretera, marcas de neumáticos o gotas de lluvia.

La frenada fantasma le ha valido a Tesla no pocas quejas y que la NHTSA investigue el asunto desde el mes pasado. Es más, se investiga si un reciente accidente de tráfico por alcance en Estados Unidos, en el que falleció el conductor de un Tesla Model 3, está ligado a este problema. Resumidamente, el vehículo iba prácticamente parado -o ya lo estaba- en plena autopista, y dos vehículos chocaron con él.

Además, la beta 10.11 mejora mucho la predicción de velocidad de los VRU cercanos al coche, ya que la probabilidad de error baja mucho. Para solucionarlo se ha entrenado a la red neuronal con un mayor conjunto de datos, y esto tiene su reflejo en el «mundo real». Otras mejoras de importancia son mayor precisión en determinar la prioridad de paso, el avance a baja velocidad, determina qué marcas viales son irrelevantes, etc.

Como ya os comentamos, el acceso a la beta de Tesla FSD está restringida a los conductores menos peligrosos del elenco, los que tienen una puntuación de seguridad de 100 o 99. En el caso de que la beta 10.11 dé buen resultado, Elon Musk comentó en un tuit que se rebajará la puntuación de acceso a 95, por lo tanto habrá muchos más datos para la red neuronal y se acelerará el proceso de adopción de FSD.

FSD sigue en fase beta solo para Estados Unidos y Canadá. Los clientes de Tesla han pagado por adelantado miles de dólares por un sistema que sigue todavía en fase de desarrollo y donde unos pocos, voluntariamente, contribuyen al desarrollo como conejillos de indias. Cada vez que un conductor tiene que forzar una corrección los datos de situación se mandan a Tesla y los ingenieros perfeccionan el sistema. Literalmente, están enseñando a la red neuronal a circular en el tráfico real.

Compártelo: