La elevada demanda obliga a Audi a congelar pedidos de sus híbridos enchufables TFSI e durante 2022

A partir del próximo jueves 10, Audi no aceptará más pedidos de su gama de híbridos enchufables TFSI e. El motivo es doble. Por un lado hay problemas de oferta por falta de componentes, y por otro hay una elevada demanda en mercados como el alemán. El fabricante quiere asegurarse que los pedidos de 2022 se entregan a tiempo este año, la producción del año ya está comprometida.

¿El motivo? Las subvenciones. En el mercado alemán los híbridos enchufables reciben una ayuda de hasta 6.750 euros, dos terceras partes con dinero público y el resto lo descuenta el fabricante. Como posiblemente en 2023 las ayudas no bonifiquen los híbridos enchufables, orientándose las mismas a los coches sin emisiones locales, Audi no quiere que un pedido de 2022 se entrege en 2023 y pierda la ayuda; cuenta la fecha de matriculación para el Umweltbonus, no la fecha de pedido a fábrica.

Así lo ha confirmado a la publicación alemana Automobilwoche un portavoz de Audi. Por razones obvias, esta lógica aplica también a todos los mercados europeos donde los coches híbridos enchufables disfrutan de beneficios por su condición de eléctricos a tiempo parcial, pues pueden circular por las ciudades sin emitir nada por el escape, siempre y cuando se hayan recargado previamente. Si se despeja la incertidumbre sobre su compatibilidad con las ayudas en 2023, puede que se reanude la toma de pedidos.

Audi Q5 55 TFSI e

La gama TFSI e es muy extensa y abarca a prácticamente todos los modelos de Audi. El modelo más accesible es el A3 Sportback 40 TFSI e de 204 CV combinados y un precio de 42.450 euros. En el extremo opuesto está el A8 L 60 TFSI e de 462 CV y un precio de 122.300 euros. Salvo los A3 y Q3, con versiones de tracción delantera, todos los demás tienen tracción total quattro.

Todos los híbridos enchufables de Audi esquivan el impuesto de matriculación en España porque ninguno llega a los 120 g/km de CO2 según homologación mixta WLTP. En cualquier caso, vienen de fábrica con cajas de cambio automáticas, como todos los híbridos enchufables del mercado europeo. Además de recargar por cable, funcionan con gasolina; ningún híbrido enchufable de esta marca funciona con gasóleo.

Que no se acepten más pedidos de los TFSI e -ni haya más matriculaciones durante 2022- supone un pequeño problema para Audi, estos modelos están ayudando a reducir las emisiones medias de la marca respecto a la Unión Europea. Durante el año pasado Audi vendió 81.894 coches eléctricos de la gama e-tron, un 57,5% más que en 2020. Ese ritmo tiene que aumentar si no quieren que se descuadren las emisiones y haya que pagar multas millonarias.

Compártelo: