Lucid también se verá obligada a elevar sus precios por el alza de materias primas

No hay escapatoria a la presión inflacionista, que desde la base de la pirámide se va contagiando piso por piso hasta la azoteca. Los fabricantes están subiendo precios simplemente para que les sigan saliendo los números. A los problemas de suministro originados por el COVID, falta de inversión en el pasado, la guerra rusoucraniana se suma hasta un terremoto en Japón. Lucid Motors se apuntará a la lista de fabricantes que suben precios.

Este fabricante de bajo volumen vende coches eléctricos Premium fundamentalmente en Estados Unidos, comenzó las entregas en el último trimestre de 2021. A los que hicieron su pedido les va a mantener el precio, a los que vengan nuevos, no: «Creo que sería muy estúpido por mi parte decir que no vamos a subir nuestros precios», declaró Peter Rawlinson a Reuters.

El CEO de Lucid Motos tira del mismo argumento que otros fabricantes, la presión inflacionaria que viene de las materias primas y los proveedores. Uno de los precios que más impactan en el negocio es el del níquel, fundamental para las baterías, y los Lucid Air no van precisamente cortitos de capacidad. También están teniendo problemas con otros componentes, como moquetas o lunas.

Previamente, Lucid Motors rebajó su objetivo de producción de 2022 de 20.000 a 12.000-14.000 unidades. Como esto va a alargar la lista de espera, los precios de los Lucid Air van a seguir altos incluso con pocos kilómetros. Hay multitud de unidades de los Air Dream Edition Performance mucho más caros que nuevos a estrenar. En todo 2021, Lucid Motors entregó 125 coches. Sí, la cifra es correcta.

Otros fabricantes de nuevo cuño han tenido que subir precios. Tesla lo ha hecho sin previo aviso en todo el mundo, Rivian ha inflado los precios de todos los pedidos desde el 1 de marzo (habrían sido más, pero se vio obligada a recoger cable), etc. Los precios anunciados hace años no se pueden mantener con semejante presión inflacionista, y el cliente ha de ser consciente de ello.

Lucid Motors ha preferido elevar precios para mantener la calidad y no incurrir en prácticas cuestionables como el decontenting -suprimir equipamiento, reducir prestaciones…- o cobrar al cliente por elementos que no tienen los coches de fábrica y que se montarán más adelante, cuando se pueda. El que espere comprarse un Lucid por precio razonable, que coja buena postura sentado, que va para largo.

Compártelo: