Nissan abandona los motores de combustión puros, toda su gama será híbrida o eléctrica desde el verano

Sin que todavía se conozcan los pormenores de la próxima normativa Euro 7, Nissan ha tirado la toalla en ese sentido y no presentará nuevos motores de combustión interna que la puedan cumplir. Esta es la gama de Nissan a partir del verano, donde ya no hay ningún modelo 100% térmico, sino híbridos no enchufables y eléctricos puros.

En la imagen de cabecera tenemos de izquierda a derecha a Leaf, Juke, Qashqai, Ariya y Townstar. Faltaría el Nissan X-Trail con el sistema híbrido en serie e-POWER ya disponible en el Qashqai. En el Juke Hybrid la tracción es mixta gasolina/eléctrica, mientras que en el resto de modelos solo los motores eléctricos mueven las ruedas.

Las homologaciones anteriores a Euro 7 para los híbridos serán válidas hasta el momento en el que sea obligatorio cumplir Euro 7 para nuevas matriculaciones y nueva homologación tipo. Con esta política Nissan se ahorra muchos dolores de cabeza, ya que cumplir Euro 7 sin hibridación será costoso y los clientes no estarán por la labor de asumir el coste tecnológico extra. En 2030 toda la gama europea de Nissan será exclusivamente eléctrica.

Empecemos por las versiones 100% eléctricas. Además del veterano Leaf, del que se han vendido 557.000 unidades desde 2010 y no anuncian cambios de importancia, se le une la furgoneta Townstar. No habrá versiones de combustión interna, así que la motorización gasolina desaparece. La versión eléctrica dispondrá de una autonomía de 300 km en ciclo WLTP.

Por otro lado, el Nissan Ariya, 100% eléctrico, se posiciona en el corazón de gama como alternativa a Qashqai y X-Trail. Estos dos últimos tienen un motor de combustión interna que mantiene la carga de la batería de alto voltaje pero no son enchufables. El Qashqai tiene tracción elécrtica delantera, y el X-Trail puede optar además al eje trasero eléctrico para disponer de tracción total.

Por último, el Nissan Juke Hybrid utiliza un sistema híbrido menos evolucionado, en paralelo, en el que la potencia del motor de gasolina y del motor eléctrico se combinan en la caja de cambios. Puede rodar en algunas situaciones con tracción 100% eléctrica, y con el pedal de acelerador inteligente (e-pedal) el pedal del freno solo hace falta para evitar colisiones o para detener al coche por debajo de 5 km/h.

La ventaja evidente del sistema híbrido en serie e-POWER es que simplifica la cadena cinemática. No hay caja de cambios, solo una reducción simple del motor eléctrico al eje delantero. El motor de gasolina mueve un motor-generador para producir energía, así que hay menos pérdidas. Nissan ha estado trabajando en un sistema e-POWER experimental en el que se logra una eficiencia térmica récord, del 50 %, adelanto que todavía no está en producción en serie.

Resumiendo, con la gama totalmente electrificada Nissan puede reducir sustancialmente sus emisiones de CO2. Todas las versiones híbridas van acostumbrando al cliente a la electrificación sin hacer un cambio de hábitos al repostar, ya que siguen necesitando gasolina. Habrá quienes no se puedan acostumbrar a la disociación entre el sonido del motor y la aceleración/velocidad, o al sonido monótono por no haber relaciones de cambio.

Otras ventajas que se pueden «vender» a la clientela es que nunca tendrán que cambiar el embrague -por ausencia del mismo-, y que teniendo toda la gama etiquetado ECO o Cero, estarán menos expuestos a limitaciones de circulación durante una buena temporada. Con este percal, es más fácil convencer a los clientes de que los motores diésel ya son cosa del pasado.

Compártelo: