Porsche interrumpe temporalmente la producción del Taycan por la crisis en Ucrania

El fabricante alemán se ha visto obligado a parar la producción en Leipzig y Zuffenhausen por falta de algunos componentes. Aunque los 911 y 718 Boxster/Cayman no se han visto afectados, el Porsche Taycan sí, le faltan cables. Chiste fácil aparte, Porsche y varios fabricantes europeos dependían de un producto tan importante como mazos de cables para conectar distintos sistemas eléctricos de un coche moderno.

Aunque Ucrania no se encuentra dentro de la Unión Europea, resultaba un buen sitio para la fabricación de ciertos componentes, véase los mazos de cables, ya que es un proceso que implica mucha mano de obra. Uno de los múltiples proveedores que servían a Porsche, Leoni Wiring Systemas UA GmbH, no puede seguir trabajando con normalidad, así que faltan cables.

El problema de falta de cables afecta a varios proveedores y a varios fabricantes ubicados físicamente en el centro de Europa. Ya se sabe, las cadenas logísticas tienen sentido en tiempo de paz, con un clima de bajas trabas comerciales, y todas esas cosas obvias. De Ucrania no solamente vienen componentes de menor valor al peso, también muchas materias primas, como el gas neón que se emplea para la producción de microchips. La crisis en Ucrania se va notando como una caída de fichas de dominó.

En este vídeo, filmado en 2017, vemos cómo es la operación habitual de la producción de mazos de cables en Leoni. Cada coche actual lleva unos 5 kilómetros de cableado. Está perfectamente pautado qué cable va a qué sitio, se usan conectores asimétricos que solo encajan en una posición, cada cable tiene una longitud, color y sección determinadas, y se enrollan a mano.

La fábrica de Leoni en Stryi (Ucrania) sirve a Audi, Lamborghini, Opel, Porsche, Volkswagen… Empleaba a más de 7.000 personas en 2016

La interrupción en la producción es temporal, el tiempo que tarda Porsche en conseguir los componentes en otro sitio o acumula una cantidad limitada para poder dar salida a más producción. Sin embargo, a medio plazo cabe esperar interrupciones variadas en varios eslabones de la cadena de suministro, lo cual significará un descenso en la producción automovilística a lo largo del año.

A los que tienen encargado su Porsche Taycan solo les queda tener paciencia. Los fabricantes tienen a veces planes de contingencia pero no se pueden ejecutar de forma instantánea. Pocos planificadores de compras habrían previsto antes de 2020 una pandemia mundial -como no se ha visto en un siglo-, otra guerra en suelo europeo o que los ultraeficientes asiáticos sean incapaces durante meses de cumplir lo pactado.

Compártelo: