Tesla pierde el juicio contra Ángel Gaitán, «el mecánico de TikTok»; le devuelven su dinero por defectos de soldadura en un Model 3

Hace año y medio, Ángel Gaitán -alias «el mecánico de TikTok»- compró su Tesla Model 3 con mucho dinero e ilusión. Mecánico de profesión, regenta un taller en Madrid, y gracias a su deformación profesional encontró defectos de calidad en su coche que no tienen justificación. Dada la falta del fabricante en colaborar con él, acabó llevándolo a juicio, y finalmente el juzgado de primera instancia 2 de Fuenlabrada le ha dado la razón. Le devuelven su dinero y se quedarán con el coche como está.

Ángel Gaitán, más conocido por su cuenta de TikTok (@angel_gaitan_oficial), publicó en redes sociales el resultado de la sentencia. Tesla ha sido condenada a reintegrarle 62.330 euros, lo que pagó por su coche personal, y otros 319,1 euros en materia de consolación indemnización, además de las costas judiciales del procedimiento. La representación de Tesla en España puede recurrir el fallo, la sentencia aún no es firme.

Lo cierto es que Ángel Gaitán ha sido para Tesla una mosca cojonera un martillo neumático por poner de relieve los problemas de calidad que han sufrido muchos Tesla, y que otros tantos están sin que los dueños lo hayan advertido siquiera. Puede que hayas visto recientemente en tu mensajería personal -o más de una vez- un vídeo reenviado de un Tesla Model X partido en dos al colisionar contra un Nissan GT-R -que se saltó un semáforo- y un Ford Mustang.

Pues bien, aunque el vídeo es de hace ya dos años -enero de 2020- Ángel se preocupó en su día de darle visibilidad en España y comentarlo, gracias al chivatazo de un seguidor suyo en EEUU. Que no era cosa suya, que no se inventaba nada, que este problema es real. Los procedimientos de soldadura de Tesla, al menos en algunos casos, no es que sean un problema de calidad, es que son un problema de seguridad vial. Un coche no tiene que partirse en dos casi de forma limpia (*).

Los que vieron el vídeo de TikTok de Ángel en su momento puedieron no advertir la presencia del Nissan GT-R que ya se había llevado la grúa en la pieza de telediario que podéis ver sobre estas líneas, y que presentaba daños más serios que los del Mustang, contra el que aparentemente solo había rozado. No es que los Ford Mustang sean más duros que la cabeza de un vasco en un concurso de debate, es que la explicación estaba a medias.

Anécdota al margen, ya hay un precedente judicial para demandar a Tesla por el mismo motivo, defectos graves de construcción en coches recién salidos de fábrica. Y Ángel Gaitán sopesa poner una segunda demanda por lo difícil que le resulta obtener los componentes para las piezas de un cliente suyo, que tiene un Tesla Model S parado en el taller, y porque no le contestan los correos electrónicos que manda a diario. Además, ha recibido piezas de recambio con problemas de soldadura, que es ya la cuadratura del círculo.

«La única respuesta que obtenemos por su parte es que si lo queremos que lo devolvamos, pero no nos dicen si está bien, si está mal o si cumplen sus estándares de calidad o no.»

Ángel Gaitán, alias «el mecánico de TikTok»

Os dejo que lo cuente él mismo. No hace falta tener la aplicación de TikTok ni estar registrado para verlo.

Para los que no lo conozcan, Ángel Gaitán se consideraba simpatizante por la marca, no solo por haberles comprado un coche, también por ser accionista, lo cual comenta él mismo en el vídeo adjuntado sobre estas líneas. En uno de sus actos de venganza contra Tesla reveló la contraseña del modo de servicio para tener acceso a funciones ocultas del ordenador de a bordo.

NOTA: De acuerdo a expertos consultados por The Drive en su día, incluyendo a Sandy Munro, existe la posibilidad de que el Tesla Model X se partiese en dos de forma controlada como una forma de proteger a los ocupantes de la energía cinética de la colisión. De hecho, cuatro de los implicados en el accidente resultaron heridos, pero no de gravedad. La velocidad de impacto del GT-R contra el Model X fue elevada, baste comprobar los restos esparcidos por decenas de metros.

Compártelo: