Un Tesla Model X Plaid con neumáticos diferentes en cada eje. La última chapuza de Tesla

Los errores de producción en la fábrica de Tesla en Fremont se están convirtiendo en una constante, principalmente en relación al Model S y Model X.

Cada pocos días la red ve como un nuevo comprador de un Tesla Model S o X acude a internet a compartir una experiencia negativa que tiene que ver con las líneas de producción de la berlina o el SUV en la planta de Fremont, California. Una instalación que está a todo ritmo, pero donde los modelos más caros y emblemáticos de la marca suelen llegar a los clientes con imperdonables errores, como este cliente al que le han dado un Model X Plaid dotado de diferentes ruedas en cada eje.

Así lo ha compartido en Twitter este usuario cuyo calvario empezó mucho antes de recibir su coche. Y es que se trata de un pedido realizado en agosto de 2021, una unidad con un valor de 131.000 dólares, que necesitó nada menos que siete meses para llegar a su cliente. Pero un tiempo donde los técnicos de Tesla no han «tenido tiempo» de revisar el coche que estaba plagado de fallos, lo que provocó la no recepción de esta unidad.

Entre los fallos que ha detectado está uno que hasta ahora no habíamos visto, y que denota el caos que reina en la fábrica californiana. Y es que este Model X Plaid, recordemos un modelo con más de 1.000 CV de potencia, ha sido entregado con dos juegos diferentes de neumáticos.

En la parte delantera montaba unas gomas de verano Michelin Latitude Sport 3 de 255/45 R20, mientras que en la trasera un juego completamente diferente de neumáticos Continental CrossContact LX Sport Touring para todas las estaciones con medidas 275/45 R20.

https://twitter.com/EZebroni/status/1499415279574687747

Además de las diferentes marcas, compuestos y patrones de la banda de rodadura, los neumáticos están diseñados para diferentes estaciones, lo que significa que tendrían diferentes niveles de agarre y características de conducción.

Esto que ya para un coche normal y corriente puede sonar a pérdida de seguridad, para un Model X Plaid de 1.020 CV ya se eleva a totalmente intolerable.

Según el cliente, Tesla se ofreció a instalar los neumáticos traseros correctos en una fecha posterior porque estaban agotados, pero obviamente el cliente rechazó la oferta por razones evidentes.

Y es que además de la cuestión vergonzosa de los neumáticos, el cliente ha encontrado otros errores de producción que por desgracia se han convertido en la norma en esta fábrica, desde paneles de la carrocería desalineados y las marcas interiores y exteriores dignas de un coche de segunda mano y no de un modelo a estrenar de más de 130.000 dólares.

Por su parte Tesla le ofreció recoger el coche y entregarle uno diferente, pero con fecha de entrega en el mes de julio. Casi un año después de realizar su pedido y cuatro desde la recepción de esta unidad defectuosa.

Opinión

Está claro que Tesla tiene un problema en Fremont. Un problema en el control de calidad que afecta a modelos como el Model S y X que son buques insignia y que deberían ser una bandera de la marca. Pero en lugar de eso, se han convertido en unos arietes que están agrietando la imagen de la compañía que va camino de hacerse famosa por hacer buenos eléctricos, pero malos coches.

Algo que debería hacer reflexionar al fabricante americano incluso si sería interesante reducir la capacidad de producción de los Model S y X, y asegurarse de que cada uno que salga de fábrica cumpla al 100% los requisitos del cliente, y no entregar unidades que no cumplan con ese estándar máximo de terminación aunque sea a costa de alargar las fechas de entrega.

Compártelo: