La Unión Europea permite a España y Portugal poner topes temporales a los precios del gas

Tras una larga negociación, España y Portugal han logrado que la Unión Europea reconozca la particularidad de la península ibérica en materia energética, permitiendo que ambos países puedan poner topes temporales al precio del gas con el objetivo de bajar rápidamente el coste de la factura eléctrica.

«Por fin se reconoce la excepción ibérica. La Comisión Europea permitirá a España y Portugal una medida excepcional, temporal, que no supone subvencionar al gas, que no altera los incentivos a las energías renovables, pero que nos va a permitir a ambos gobiernos rebajar los precios de la energía», ha explicado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia posterior.

La península ibérica tiene a día de hoy un alto porcentaje de renovables y pocas interconexiones, una situación que ha llevado a que las autoridades europeas finalmente decidan darle un tratamiento especial a la región. Se espera que los efectos de esta medida tarden menos de un mes en hacerse visibles.

Recordemos que, actualmente, el precio del gas empleado para generar electricidad condiciona todo el mercado eléctrico, pues la energía de origen nuclear o renovable es mucho más barata. No debemos perder de vista además que el gas apenas supone el 15% del mercado eléctrico español, situación muy diferente a la de otros países europeos, con una mayor dependencia de esta fuente.

El hidrógeno verde irá sustituyendo paulatinamente al gas

Europa quiere reducir su dependencia del gas ruso

España tendrá que compensar el tope al precio del gas, y aunque todavía no se ha concretado la fórmula a seguir, Sánchez ha confirmado que no se tratarán de ayudas públicas concedidas directamente a las empresas energéticas. Además, el Gobierno también ha tenido que garantizar que la medida será de carácter excepcional.

Más del 90% del gas que consume la Unión Europea es extracomunitario; además, algo menos de la mitad procede de Rusia. Por este motivo, el viejo continente ha comenzado a tomar medidas para atajar esta situación, incluyendo un incremento del suministro de Estados Unidos y diversos proyectos para comenzar a sustituir el gas por hidrógeno verde.

En este contexto es interesante señalar que, gracias a su amplio despliegue de renovables, tanto España como Portugal aspiran a convertirse en dos de los principales productores de hidrógeno verde de Europa. Esto, además de ayudar a alcanzar la ansiada independencia energética, permitirá descarbonizar con rapidez el mercado eléctrico.

Compártelo: