Amazon pierde 3.844 millones de dólares en el primer trimestre de 2022 por Rivian

El gigante Amazon ha registrado en el primer trimestre de 2022 unas pérdidas de 3.844 millones de dólares debido al agujero provocado por el fabricante de coches eléctricos Rivian, del que es el principal accionista (actualmente posee un 18% de la joven compañía, que comenzó a producir vehículos en serie el año pasado).

A pesar de ello, entre enero y marzo Amazon facturó un 7,3% más que en el mismo periodo de 2021, aumentando sus ingresos de 108.518 millones de dólares a 116.444 millones. Los malos resultados por lo tanto se deben a la caída de las acciones de Rivian, que en el primer trimestre perdieron más de un 50% de su valor, causando un agujero de 7.600 millones de dólares a Amazon.

Rivian protagonizó la mayor salida a bolsa del año 2021 en Estados Unidos; sin embargo, sus acciones han pasado de valer 170 dólares en noviembre a apenas 33 dólares. Esto también ha afectado a la cotización de Amazon, que ha caído un 10,5% en el mercado de valores debido a los malos números del fabricante.

Actualmente, Rivian produce el SUV R1S y la pick-up R1T, dos modelos enfocados a los gustos del público estadounidense. Sin embargo, la compañía también está trabajando en un modelo más pequeño y mejor adaptado a otros mercados como Europa. También habría que señalar que en paralelo produce una furgoneta de reparto para Amazon, la EDV.

Rivian R1T

Rivian actualmente fabrica los modelos R1S, R1T y EDV

Rivian, que está escalando la producción de su gama de vehículos, se ha visto afectada por la crisis que azota actualmente a la industria. Sin embargo, su director ejecutivo, RJ Scaringe, advirtió recientemente de que la escasez de semiconductores podría «quedarse en nada» comparada con los futuros problemas en el suministro de baterías que sufrirá la industria.

«Los semiconductores son un pequeño aperitivo de lo que estamos a punto de sentir con las celdas de batería durante las próximas dos décadas». De acuerdo con el directivo, si un pequeño desequilibrio entre la oferta y la demanda de semiconductores resultó en una sobrecompra agresiva y una escasez masiva que todavía afecta al sector, el problema con las baterías podría ser muchísimo peor, pues el desequilibrio será mayor debido al rápido aumento en la demanda de coches eléctricos.

«La mayoría de países del mundo dejarán de vender automóviles con motor de gasolina. La escala del cambio es difícil de apreciar en toda su magnitud. El desafío es si está impulsado por política o no. Las empresas que van a sobrevivir son las que reconocen que el estado final de la combustión interna es cero», explica Scaringe.

Compártelo: