Giga Shanghai de Tesla volverá al trabajo mañana, tras tres semanas parada

Desde el 28 de marzo la fábrica de Tesla en China permanece parada, a tenor de las fuertes restricciones anti COVID impuestas por las autoridades. El país asiático vive su peor brote del patógeno desde el tristemente famoso de Wuhan a principios de 2020. No obstante, cientos de empresas se han acogido a una fórmula para volver a trabajar, los grupos burbuja de empleados.

Tesla se encuentra entre las más de 600 empresas que han tenido que adaptar sus fábricas para que un grupo de trabajadores con pauta completa de vacunación -y residentes en zonas de riesgo bajo de transmisión- puedan estar en la fábrica encerrados. De ahí la denominación de grupos burbuja. La fábrica va a recuperar parcialmente el ritmo de trabajo a partir de mañana.

Ya se encuentra en la planta un turno de trabajadores, que dormirán en el suelo en sacos de dormir, tendrán tres comidas al día, zona de aseo y esparcimiento, etc. Teniendo en cuenta los días que lleva la fábrica cerrada, se han dejado de producir unas 40.000 unidades de Model 3 y Model Y, lo cual tendrá un impacto en las exportaciones por otra razón, el puerto de Shanghái está atascado por falta de camioneros.

Tesla ha intentado reabrir la fábrica varias veces, sin éxito, ante la falta de autorización de las autoridades competentes. La política «COVID cero» es muy agresiva, la población de Shanghái está obligada a permanecer recluida y solo salen fuera los trabajadores esenciales. Los que dan positivo en las pruebas se mandan a centros de internamiento, tengan síntomas o no.

Con la fórmula del grupo burbuja Tesla Shanghai podrá funcionar con un turno y recuperar parte del ritmo de producción. En los últimos meses no es tan sorprendente que cierre una fábrica de automóviles durante días o semanas, lo raro es que el cierre se deba a que los trabajadores no pueden ir a sus puestos. La apertura estaba programada para hoy, lunes 18, pero hubo un problema con un proveedor de última hora.

Sigue sin verse en el horizonte el momento en el que Shanghái quede liberada de las duras restricciones anti COVID. Este confinamiento puede actuar como un tsunami en la cadena global de suministros, no solo por Tesla, sino por toda la actividad económica que ha frenado en seco. Y no solo Shanghái tiene restricciones, hay decenas de ciudades en China con algún tipo de restricción.

Compártelo: