Ørsted y ESVAGT invierten en el primer buque de servicio capaz de funcionar con metanol

Este año comenzará a operar con normalidad el parque eólico marino más grande del mundo, Hornsea 2, cerca del este del Reino Unido. Para realizar el mantenimiento de los molinos hacen falta naves de servicio (SOV), ¿y por qué no moverlos con energías renovables? De esta forma, la danesa Ørsted y ESVAGT han invertido en una nave que prestará servicio en el parque eólico a partir de 2024 con esta característica.

De momento no tiene asignado nombre, pero sabemos que será una nave de 93 metros de eslora y 19,6 metros de manga, con un calado máximo de 6,5 metros. Podrá navegar hasta 14 nudos, llevar a 124 tripulantes y hasta permitir el despegue y aterrizaje de helicópteros. Será un barco híbrido bicombustible, que funcionará tanto con energía de baterías como de un motor convencional que admite metanol verde.

Empleando fuentes renovables, el barco dejará de emitir 4.500 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera cada año. Ørsted ya presentó un cargador de barcos eléctricos en alta mar. La construcción del barco por parte de ESVAGT dará comienzo antes de julio, el plazo para entregarlo es de dos años. Entre las amenidades a bordo podemos citar gimnasio, sala de juegos, un minicine y cabinas individuales.

Idealmente, el barco podrá moverse hasta el parque y de vuelta utilizando el metanol en sus depósitos, y para moverse dentro del parque eólico podrá emplear electricidad generada allí mismo. Ørsted está pensando a lo grande en lo relativo al metanol. De hecho, Ørsted se ha comprometido a suministrarle a la naviera danesa Maersk 300.000 toneladas de metanol verde en 2025 para una flotilla de megabuques portacontenedores.

Este combustible, partiendo de orígenes renovables, es neutro en carbono. Resulta más fácil de almacenar que el hidrógeno comprimido, ya que los tanques están a temperatura y presión ambientales. Los motores bicombustible, si no hay metanol, pueden funcionar con gasóleo marino convencional. Maersk utilizará el mismo sistema, motores bicombustible, un 10-15% más caros que los que solo admiten gasóleo marino.

La creciente capacidad instalada de parques eólicos marinos irá aumentando la necesidad de naves tipo SOV que operen sin emisiones para realizar el mantenimiento. De momento Ørsted y ESVAGT se van a apuntar el tanto de tener el primer barco de este tipo operando con combustibles ecológicos en servicio.

Compártelo: