El pasado 17 de abril la producción fotovoltaica derrumbó el precio del MWh de los 168 euros a los 3,7 euros y la Red eléctrica decidió desconectarla

El pasado Domingo de Resurrección se produjo un episodio inédito en el sistema eléctrico español. El operador del sistema, la Red Eléctrica de España, decidió detener el funcionamiento de alguna plantas fotovoltaicas, un hecho que se conoce como «curtailment» en el sector eléctrico.

Durante la jornada festiva del pasado 17 de abril el pool eléctrico pasó de los 168,5 € MWh a las 7 de la mañana a los 3,7 € MWh de las 3 de la tarde, demostrando lo barata y ecológica que es la energía solar. La escasez de demanda, unida al pico en la generación fotovoltaica que llegó a casi 13,5 GW de potencia, provocó que con la energía solar producida se cubriera el 62,5% del consumo a primera hora de la tarde.

Lo que en principio parece una situación idílica de aprovechamiento de energías renovables se convierte en un problema técnico para la red debido a la imposibilidad de incorporar toda esta cantidad de energía proveniente de la fotovoltaica al sistema.

La red es incapaz de asumir toda esta energía renovable y barata

La REE dispone de mecanismos de ajuste para la regulación en tiempo real de la demanda y la generación como la regulación de la banda de potencia. Sin embargo, el pasado Domingo de Resurrección vio sobrepasada su previsión de generación y se comunicó con los generadores de energía fotovoltaica para que desconectaran o disminuyeran la producción. Un hecho que ya tiene antecedentes en la eólica pero que es una novedad en la producción de las fotovoltaicas. La generación eólica tiene una gran participación en estos mecanismos de ajuste a diferencia de la generación fotovoltaica que no es significativa.

Hay que destacar que al mismo tiempo que disminuía la aportación de las fotovoltaicas las generadoras de no renovables siguieron funcionando a pleno rendimiento. Este cambio provocó una subida del precio alcanzando un pico de 191,5 MWh a las 8 de la tarde.

Aportación de todas las renovables el pasado Domingo de Resurrección, imagen Esios

España ya tiene conectados a la red 15.806 MW de fotovoltaica después de unos años en los que su expansión se vio estancada, e irá a más en los próximos años. Visto lo ocurrido cabe preguntarse ante la dificultad de incorporar la energía obtenida de las fotovoltaicas a la red qué cambios deben hacerse en el sistema para tener 100% de energía renovable. Soluciones basadas en baterías de respaldo ya están en uso en otros países, e incluso los coches eléctricos podrían ser parte de la solución.

Imágenes obtenidas en Esios

Compártelo: