¿Por qué Renault decidió transformar el ZOE de segunda generación en el Megane E-TECH?

A finales del año pasado, Renault presentó el Megane E-TECH Electric, su primer coche eléctrico desarrollado sobre la plataforma modular CMF-EV. Este modelo, llamado a convertirse en uno de los mayores rivales del Volkswagen ID.3, está disponible con dos motores (136 o 218 CV) y dos baterías (40 o 60 kWh), ofreciendo hasta 470 km WLTP de autonomía.

A pesar de que Renault encuadra el nuevo Megane E-TECH en el segmento C (compactos), donde comparte protagonismo con el Megane térmico de cuarta generación, lo cierto es que sus dimensiones no terminan de encajar en esta categoría: frente al Megane convencional, es más corto (4,21 frente a 4,36 metros), más alto (1,50 frente a 1,45 metros) y más estrecho (1,78 frente a 1,81 metros).

Por lo tanto, sus medidas encajan más con las de un B-SUV como el Renault Captur (4,23 metros de largo y 1,80 metros de ancho), si bien su altura es inferior (1,57 metros). Además, gracias a su naturaleza eléctrica tiene una distancia entre ejes (2,69 metros) superior a la de los Captur (2,64 metros) y Megane (2,67 metros) a pesar de ser más corto.

En la práctica, el Megane E-TECH viene a ser una suerte de crossover a caballo entre un B-SUV y un C-hatch. Lo cierto es que inicialmente ni siquiera estaba previsto que se llamara Megane: el proyecto BCB original en un principio iba a retomar la denominación ZOE, utilizada hasta el momento para dar nombre a un utilitario del segmento B.

Las líneas maestras del Renault Megane E-TECH Electric ya estaban definidas en los bocetos que ilustran este artículo

El Renault ZOE finalmente será sustituido por los nuevos R5 y 4L

La decisión de cambiar la denominación comercial del vehículo la tomó Luca de Meo a su llegada a Renault. El actual director ejecutivo de la firma del rombo, que lleva ya dos años en el cargo, reorganizó por completo el programa de lanzamientos del fabricante, recuperando, cancelando y reenfocando diferentes proyectos.

De Meo consideró conveniente que, dado que en la práctica el nuevo modelo encajaba en dos segmentos, podría ser beneficioso darle un nombre que lo relacionara con la categoría superior (Megane) en lugar de la inferior (ZOE). Esto es conveniente tanto por imagen como por posicionamiento en el mercado.

En paralelo, el directivo rescató del baúl de los recuerdos sendos proyectos para relanzar los clásicos R5 y 4L, que volverán al mercado en 2024 para sustituir a los actuales Twingo E-TECH (por precio) y ZOE (por tamaño). Además, por encima del Megane E-TECH se situará un C-SUV basado en la misma plataforma, el cual se denominará Scénic.

Fuente | L’Argus

Compártelo: