Volkswagen eliminará el 60% de sus modelos térmicos durante los próximos 8 años

Al igual que otros fabricantes como la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi o Stellantis, en los próximos años el Grupo Volkswagen cambiará su modelo comercial, pasando a priorizar la rentabilidad sobre el volumen. Dicho de otra forma, la compañía alemana venderá menos coches pero más caros, dando mayor importancia a los modelos premium.

Esta transformación llegará en paralelo a la eliminación gradual de sus automóviles con motor de combustión interna, pues de cara al año 2030, la empresa planea suprimir el 60% de su oferta térmica a nivel mundial. Es altamente probable que en mercados como Europa este porcentaje sea mucho mayor debido a los estrictos límites de emisiones comunitarios.

Algunas marcas del grupo como Bentley o CUPRA ya han confirmado que serán 100% eléctricas en 2030; otras como Porsche estiman que para entonces el 80% de sus ventas se corresponderán con vehículos de este tipo. Además, Audi planea contar con una alineación exclusivamente eléctrica en Europa de cara al año 2033.

«El objetivo principal no es el crecimiento. Nos enfocamos más en la calidad y en los márgenes que en el volumen y la participación de mercado», ha explicado durante una reciente entrevista el director financiero del Grupo Volkswagen, Arno Antlitz. Actualmente, el Grupo Volkswagen es el segundo mayor fabricante del mundo por volumen, solo superado por Toyota.

Audi A6 e-tron Concept y A6 Avant e-tron Concept

El Grupo Volkswagen se centrará en el sector premium

Lo cierto es que el grupo dispone de una amplia cartera de marcas premium y de lujo, pues si excluimos las generalistas (Jetta, SEAT, Skoda, Volkswagen) y las de vehículos pesados (MAN, Scania) y de motos (Ducati), nos encontramos con nombres como Audi, CUPRA, Bentley, Lamborghini o Porsche. Tampoco podemos olvidarnos de Bugatti, controlada a través de una empresa conjunta con Rimac.

Actualmente, Volkswagen está invirtiendo numerosos recursos en electrificación, software, conducción autónoma y servicios para convertirse en un líder en el sector de la movilidad. Antlitz explica que las elevadas inversiones previstas (52.000 millones de euros en electrificación entre 2022 y 2026) no conllevarán un incremento «innecesario» de la capacidad de producción del conglomerado.

«No estamos ampliando nuestra capacidad: estamos revisando fábrica por fábrica». En los próximos años, muchas de las plantas del grupo se transformarán en factorías dedicadas exclusivamente a la producción de vehículos eléctricos. La primera en dar el paso ha sido Zwickau (Alemania), si bien pronto le seguirá Emden (también en Alemania).

Fuente | Financial Times

Compártelo: