149 autobuses eléctricos de Bolloré siguen bajo sospecha tras dos incendios en París

Seguramente has visto recientemente las imágenes de un autobús ardiendo en París. Ocurrió el 29 de abril a las 8 de la mañana, y no era la primera, sino la segunda vez que ocurría en un mes. Siendo los dos autobuses calcinados del mismo modelo, Bolloré Bluebus 5SE, todos se han mandado a cocheras hasta que se esclarezca qué ha ocurrido.

Seis años atrás os hablamos de la iniciativa de París de establecer una línea de autobuses eléctricos proporcionados por Bolloré, la línea 341, que conecta la estación de Porte de Clignancourt con la plaza Charles de Gaulle. Además de los dos autobuses que han quedado fuera de combate, hay otros 149 parados en cocheras.

En ambos incendios, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales ni entre el pasaje, ni a los conductores, ni a los viandantes. El fabricante está colaborando en la investigación del operador estatal Administración Autónoma de Transportes Parisinos (RATP), que quiere saber qué ha ocurrido para evitar más incidentes. De momento el fabricante no ha emitido un comunicado a este respecto.

RATP tiene medio millar de autobuses eléctricos, una fracción muy importante de un parque de 4.700 unidades. Además de Bolloré, otros tantos han sido aportados por las empresas Alstom y Heuliez Bus. En el modelo Bluebus 5SE, de 12 metros de largo, las baterías se ubican en el techo y la parte trasera del vehículo.

Antes de echarle la culpa a las baterías NMC, hay que precisar que tienen una química diferente, pues no tienen níquel ni cobalto. Se trata de baterías de polímero metálico de litio (LMP), 441 kWh de energía por autobús. Eso les permite una autonomía de 320 kilómetros, meritoria en un autobús eléctrico incluso de nueva fabricación.

De acuerdo a RATP, desde 2016 estos autobuses eléctricos no han dado ningún problema. La disrupción en el servicio tratará de ser compensada con otros autobuses de la flota para minimizar las molestias.

Compártelo: