Investigadores cargan una batería de litio al 60% en 5.6 minutos

La velocidad de carga de las baterías ha sido uno de los grandes caballos de batalla de los coches eléctricos. Un elemento que tiene gran importancia a la hora de vender los vehículos y ofrecer tiempos de espera razonables que animen a los menos entusiastas, y a los profesionales. Ahora un grupo de investigadores ha dado un paso adelante con una tecnología que nos ofrece un tiempo de carga que reduce la espera a la mínima expresión y la acerca a los tiempos de repostaje de los coches con motor de combustión.

Un equipo de investigadores de diferentes organismos en China se han unido para diseñar un sistema de carga capaz en sus primeras pruebas el acelerar con éxito la velocidad de carga de una batería de litio, llegando en las primeras pruebas a cargar una batería hasta el 60% en apenas 5.6 minutos.

Para lograrlo, desde el equipo han explicado que se ha usado un recubrimiento de cobre y nanocables al ánodo de la batería para mejorar la eficiencia del proceso.

Hoy en día, la mayoría de los ánodos consisten en grafito en una configuración que indican no es la más eficiente para hacer pasar la corriente durante las recargas. Además, la forma en que se alinean los materiales en los ánodos crea un problema relacionado con el tamaño del espacio entre ellos.

Para superar estos problemas a la hora de acelerar la carga, los investigadores se centraron específicamente en el ánodo.

Primero ejecutaron modelos teóricos a nivel de partículas para optimizar la distribución de partículas de diferentes tamaños y la porosidad del electrodo. Luego, tomaron lo que aprendieron de los modelos para realizar cambios en un ánodo de grafito estándar. Lo recubrieron con cobre y luego añadieron nanocables de cobre.

Finalmente calentaron y enfriaron el ánodo, lo que comprimió la suspensión en un material más ordenado, lo que permite un mejor paso a la corriente, y de esa forma reducir los tiempos de carga.

Una vez que actualizaron su ánodo, los investigadores lo colocaron en una batería de litio estándar para medir la cantidad de tiempo que tardó en cargarse.

Los datos son impresionantes ya que han logrado llegar al 60% en solo 5,6 minutos y al 80 % en apenas 11,4 minutos. Una cifra que podemos comparar con los 18 minutos que necesitan los modelos más punteros en la actualidad para pasar del 10% al 80%, como el Hyundai IONIQ 5 con su sistema de 800V.

Los investigadores no especificaron cuánto costaría una batería de este tipo, qué potencia ha sido necesaria para su carga, o cuándo podría estar lista para la producción. Tampoco la vida útil de las celdas después de varios ciclos de carga y descarga.

Aún así, el desarrollo abre una nueva vía para reducir todavía más los tiempos de carga, y hacerlo además con una mayor eficiencia energética.

Vía | Techxplore

Compártelo: