China lo está logrando. Sus coches eléctricos ya son solo un 10% más caros que los gasolina

Se trata de un asunto que ya hemos hablado más de una vez por aquí, y es la diferente política que están adoptando los fabricantes de coches eléctricos occidentales y los chinos. Y es que por aquí se están centrando en SUVs y modelos cada vez más caros, mientras que los chinos han apostado por una mayor variedad donde también tienen su hueco las propuestas de bajo coste. Algo que tiene como resultado que la diferencia media entre un eléctrico y uno de combustión sea mucho menor en China que en el resto de mercados.

Según los datos del último informe de la Agencia Internacional de la Energía, en China, el precio medio de los vehículos eléctricos se ha colocado en 2021 solo un 10% por encima que los modelos convencionales.

Podemos comparar estas cifras con los datos que el informe indica tenemos en Europa o Estados Unidos, donde entre un eléctrico medio y un diésel o gasolina de similares características hay entre el 45 y el 50% de diferencia.

La principal razón de esto es lo que hemos comentado. Y es que la oferta en China suele expandirse también a segmentos de acceso con coches más pequeños y baratos. Algo que ayuda a cerrar la brecha entre estos y los convencionales, al tiempo que reduce los costes de fabricación gracias a la economía de escala que están logrando las marcas chinas.

Y es que en China, las ventas de vehículos eléctricos rozaron un crecimiento del 300% el pasado año hasta llegar a las 3,3 millones de unidades. Algo que representa aproximadamente la mitad de las ventas mundiales de este tipo de vehículos.

Los 10 coches eléctricos más vendidos en 2021 e China

Gracia a este impulso, donde la administración pública ha jugado un papel clave con su impulso, China ha logrado situarse como principal productor de coches, pero también de baterías. Y es que los chinos producen las tres cuartas partes de todas las baterías de litio del mundo.

Además, China tiene el 70% de la capacidad de producción de elementos como los cátodos, y el 85% de la capacidad de producción de ánodos. Componentes esenciales para las baterías.

BYD Seal

Por su parte en Europa el crecimiento el pasado año ha sido de “solo” el 65%, hasta las 2.3 millones de unidades, mientras que en Estados Unidos se duplicaron, pero con cifras muy por debajo de las nuestras, llegando a las 630.000 en 2021.

Una dinámica que se suma a la evolución de diseño, seguridad y tecnología de los coches eléctricos chinos. Una industria que se prepara para la definitiva invasión internacional aupada por su evolución y por su economía de escala apoyada como vemos en la apuesta también por los segmentos más económicos.

Fuente | IEA

Compártelo: