Con hasta cinco supercargas rápidas diarias, este Tesla Model S lleva 400.000 kilómetros trabajando como taxi y la batería está al 90%

Uno de los principales problemas del coche eléctrico es su elevado coste respecto a equivalentes con motor de combustión, y sobre todo el desconocimiento de cuánto se tardará en amortizar esta diferencia. También cuánto será la duración del propio vehículo. Ahora un caso de éxito nos trae más datos de como los eléctricos son cada vez más resistentes, y cada vez más rentables.

Se trata de un Tesla Model S 100D, que en 2017 ha sido adquirido por un cliente de Canadá que lo ha dedicado a servir de coche privado y servicio de Uber hasta los 150.000 kilómetros. En ese momento pasó a ser adquirido por una empresa de taxis, que lo ha integrado dentro de su flota.

Durante este tiempo, el Model S ha seguido funcionando hasta llegar a los 400.000 kilómetros dentro de la flota de la empresa de taxis eléctrico Current Taxi.

Lo más interesante de este caso es que según sus propietarios, el coche ha estado funcionando casi exclusivamente con los Supercargadores de Tesla, que usaban entre tres y cinco veces por jornada. Y a pesar de esto, la capacidad de la batería se mantiene más del 90% después de este tiempo. Concretamente según el último diagnóstico, mantiene 92.5 kWh. Una batería y motores que son los originales.

Además de mantener una autonomía casi como la de fábrica, el coche ha supuesto un enorme ahorro en cuanto a costes operativos, ya que después de este tiempo ha acumulado apenas 3.000 dólares canadienses (2.200 euros) en reparaciones y mantenimientos, exceptuando claro, el cambio de neumáticos.

Ahora el objetivo es llegar al menos hasta 1 millón de kilómetros en una unidad que como recordamos cuenta con garantía sin límite de kilómetros para motor y batería de 8 años, lo que supone que tendrá cobertura hasta finales de 2025.

Fuente | EVAA

Compártelo: