Citroën ë-C4 X: el compacto eléctrico se renovará en 2024 con una batería más capaz que le dará 400 kilómetros de autonomía

En el año 2024, el Citroën C4 de tercera generación recibirá su restyling de mitad de vida. Entre otras cosas, se espera que el modelo estrene denominación comercial, pasando a llamarse C4 X. Con este movimiento, la firma de los chevrones buscará reflejar la naturaleza crossover de su popular compacto, como ya ha hecho con la berlina C5 X.

Más allá de este cambio, el C4 X contará con un diseño exterior remozado, un equipamiento tecnológico actualizado y una gama de propulsores mild-hybrid de nueva hornada. La versión eléctrica (ë-C4) también adoptará la nueva nomenclatura (ë-C4 X); además, estrenará un tren motriz completamente revisado que lo convertirá en una opción mucho más atractiva dentro de su categoría (segmento C).

Basado en la segunda generación de la plataforma eCMP de Stellantis, el Citroën ë-C4 X verá sustituido su motor Continental de 136 CV (100 kW) y 260 Nm por una unidad Nidec de 156 CV (115 kW) y 270 Nm, la cual no solo mejorará sus prestaciones, sino que también debería resultar más eficiente que el propulsor empleado hasta ahora.

Su pack de baterías pasará de 50 a 54 kWh brutos; por lo tanto, la autonomía se incrementará, pasando de 357 km WLTP a unos 400 km WLTP. Por lo tanto, dejará de competir contra los Renault Megane E-TECH EV40 (300 km WLTP) y Volkswagen ID.3 Pure (348 km WLTP) para entrar en el terreno de los EV60 (450 km WLTP) y Pro (415 km WLTP). En cuanto a la carga, seguirá estando limitado a 100 kW en corriente continua.

Citroën ë-C4

El Citroën ë-C4 X tendrá un motor más potente y eficiente

Es interesante señalar que el Citroën ë-C4 actual ya recibió una pequeña actualización hace unos meses, la cual consistió en la adopción de una nueva relación de transmisión y de un sensor de higrometría para la bomba de calor (elemento incluido de serie en todas sus versiones, al contrario de lo que ocurre con sus rivales de Renault y Volkswagen).

Gracias a estas modificaciones, la autonomía pasó de 350 a 357 km WLTP. El nuevo sensor permite optimizar el software del sistema de climatización, mejorando el alcance en condiciones reales (a pesar de que la autonomía homologada también se incrementó ligeramente). De acuerdo con Citroën, dependiendo del ambiente, la ganancia real puede ser de hasta 30 km.

El Citroën ë-C4 X seguirá produciéndose en Villaverde (Madrid, España). Los rumores apuntan a que podría recibir una variante sedán denominada ë-C4 L, aunque lo más probable es que dicha carrocería quede reservada para el mercado chino, donde las ventas de berlinas todavía aguantan el envite de los SUV.

Compártelo: