Esta empresa convierte Volkswagen T5 o T6 en camper eléctricas con hasta 90 kWh, y por menos dinero que la ID.Buzz

El mundo de los vehículos camper ha vivido un fuerte crecimiento con el estallido de la pandemia. el buscar independencia y naturaleza ha permitido florecer un mercado con muchos años a su espalda. Pero la mayor parte de estos vehículos que buscan conectarnos con la naturaleza tienen un contaminante motor diésel. Ahora una empresa alemana ha lanzado un kit de conversión para las Volkswagen T5 o T6 de lo más completo e interesante.

La empresa alemana Flowcamper ha desarrollado el Frieda Volt. Esta se basará como decimos en las populares furgonetas de Volkswagen T5 o T6. La idea es encontrar modelos cuyo motor de combustión se haya averiado, y de esa forma lograr un «donante» más barato y que permita hacer una conversión más sostenible. De esa forma no se tira un motor útil, ni se tiene que hacer un vehículo nuevo aprovechando las partes estructurales.

Con estos ingredientes, desde la compañía realizan una labor que incluye no sólo sustituir el motor diésel por uno eléctrico, sino que además desarrollan un interior flexible y modular con capacidad para cinco y hasta cuatro, que incluye baño y zona de picnic. Algo que los modelos originales como la Bulli o la California no pueden decir.

Cuenta también con un interior formado por materiales que buscan la mayor sostenibilidad. Por ejemplo, encontraremos muebles de madera reciclada, alfombrillas de corcho y tapicería de piel de manzana. Incluye también una cocina escondida detrás del asiento del conductor, un banco trasero plegable de tres asientos que se convierte en una cama de 160 x 187 cm, y un techo elevable opcional con una cama de 1.85 metros x 1.10 de ancho. Todo con una capacidad máxima para seis ocupantes sentados.

El sistema de propulsión diésel deja paso a uno eléctrico donde encontramos un motor de 110 kW (150 CV) con un par motor de 255 Nm. El proceso de restauración también implica reemplazar los componentes desgastados, como los frenos o los cojinetes de las ruedas, con piezas nuevas de VW y retapizar los asientos delanteros.

Al quitar el motor, la transmisión, el escape y otras partes relacionadas con el sistema de combustión interna, queda espacio suficiente para instalar las baterías y el resto de componentes electrónicos. El resultado es un modelo dotado de un moderno pack de 72 kWh formado por celdas NMC, que el cliente podrá ampliar con un módulo opcional de 18 kWh que se aloja en el hueco de la rueda de repuesto, para llevar la capacidad hasta los 90 kWh.

A pesar de esto, el fabricante indica que el incremento de peso será de apenas 50 kilos. Un modelo que tendrá una autonomía estimada de unos 320 kilómetros y que podrá cargar a un máximo de 32 amperios.

La cuestión es cuánto costará este modelo. De momento no hay datos oficiales en la web, ya que cada conversión podrá contar con ciertos grados de personalización que podrán elevar o reducir el precio final. Pero según los medios alemanes se estima que estos rondarán los 60.000 euros para una configuración básica, a lo que habrá que añadir ciertos elementos opcionales, como el techo practicable o el inodoro.

Pero teniendo en cuenta que en Alemania una Volkswagen ID.Buzz con 77 kWh y sin ninguna preparación camper arranca en los 64.000 euros, podemos decir que esta alternativa puede ser muy interesante situándose dentro del rango de precios habitual en el sector, y ofreciendo una alternativa mucho más sostenible.

Más info | Flowcamper

Compártelo: