El Volkswagen ID.4 GTX llega a lo más alto, a 5.816 metros de altura en Bolivia

El recordman Rainer Zietlow ha vuelto a hacerlo, establecer un Récord Guinness. Esta vez es el de mayor altura alcanzada por un coche eléctrico en todo el mundo, 5.816 metros, superando la marca establecida en 2020 por 45 metros. El vehículo en cuestión ha sido un Volkswagen ID.4 GTX prácticamente de serie, con baterías LG de 77 kWh utilizables, llantas de acero Maxion Wheels, neumáticos Hankook Dynapro AT2 de 18″ y protectores de bajos de Bertrandt.

Que un coche eléctrico alcance una gran altura no es un desafío per se, dado que no sufren pérdidas de potencia debido a la menor densidad de oxígeno, pero hay que recordar que no van autopistas a lugares como el volcán dormido Uturuncu, en Bolivia. De hecho, es un país en vías en desarrollo con una infraestructura vial muy precaria, sobre todo a gran altitud, así que hay que reconocer la dificultad del hito.

Si la red viaria es precaria, ya no hablemos de infraestructura eléctrica de recarga. Uno de los patrocinadores de la gesta, Enel X, colaboró con sus puntos de recarga en hoteles desde el inicio de la ruta, en Santiago de Chile, a través de Argentina y Bolivia. También han tenido que recargar pues simplemente donde han podido. El viaje comenzó el 21 de abril y culminó el 18 de mayo, la velocidad media no fue precisamente elevada.

La etapa final hasta la cima duró 4 horas y 20 minutos desde que partieron, a las 7 de la mañana, hasta coronar el punto más alto transitable del Uturuncu. La organización Guinness le otorgó el récord el lunes tras haber certificado la altitud exacta con dos localizadores GPS. Desde allí tardaron cuatro días en llegar a la embajada alemana en La Paz.

La parte de buena de haber subido tan alto con un coche eléctrico -que impacta mucho en su autonomía- es que luego no hace falta mucha carga disponible para bajar, por eso de la frenada regenerativa. Como suele ser habitual en este tipo de retos, se habilitó una página Web temática. Como vehículo de apoyo iba un Volkswagen Amarok, el cual obviamente tuvo una pérdida de prestaciones subiendo.

En total, han sido 12 días de viaje, 3.039 kilómetros, o 253 diarios, precisándose 23 recargas. Tened en cuenta que hay días en los que el coche estuvo parado, no fue el típico reto de llegar lo más rápido posible, algo en lo que Zietlow es un auténtico experto. Los detalles específicos de cada día de la aventura están documentados en la web vwid4-highaltitude.com.

Compártelo: