Elon Musk considera una estupidez utilizar el hidrógeno como almacenamiento de energía, ¿acierta o se equivoca?

Uno de los mayores defensores de las baterías respecto a soluciones de hidrógeno es el CEO de Tesla, Elon Musk. A nadie le sorprende esto, vende coches eléctricos a baterías, soluciones de almacenamiento doméstica a industrial basadas en baterías, y no hace nada con hidrógeno. Es normal que despotrique de una alternativa que no tiene tantos adeptos.

La semana pasada Elon Musk dijo que «es la forma más estúpida que puedo imaginar para almacenar energía» en el evento Cars of the Future 2022. En cuanto a las pilas de combustible, ya dijo anteriormente que son una extrema tontería. En parte tiene toda la razón, para algunas aplicaciones el hidrógeno no implica ahorro de costes, ni ahorro de emisiones, ni ahorra tiempo, ni es más seguro, ni es más eficiente.

Sin embargo, como ya hemos visto más de una vez, el hidrógeno es lo mejor que hemos encontrado para reemplazar al gas natural (metano), ya que una cosa es la energía eléctrica y otra cosa es la energía a secas. En algunas industrias y cierto tipo de vehículos no es una opción ni usar energía eléctrica ni baterías. Y como eso no va a cambiar nunca, el hidrógeno nos hará falta.

Barco propulsado por hidrógeno

Hay que entender el hidrógeno como un vector energético, interesante por su densidad por masa, no tanto por volumen. Para evitar que el hidrógeno ocupe mucho espacio hay que licuarlo, lo cual consume energía. Se puede manejar con mayor comodidad transformándolo a amoniaco o metanol, pero esas transformaciones (y deshacerlas) consumen energía también.

Al final, habrá que decidir por los números, en algunas aplicaciones se podrá electrificar todo, y en otras simplemente será imposible. Además, tampoco hay que descartar avances que se puedan lograr para hacer la electrólisis más eficiente (ruptura de moléculas de agua) mediante catalizadores o que se consigan formas permanentes de atrapar el carbono al sacar hidrógeno de los hidrocarburos, sin riesgo de futuras fugas o reemisiones. Los avances pueden cambiar las reglas del juego.

Los hidrocarburos no se obtienen solo de fuentes fósiles, también se pueden captar en granjas, vertederos, biomasa, grandes bolsas de gas que se liberan según va retrocediendo el hielo, etc.

También es posible que las pilas de combustible de hidrógeno mejoren sustancialmente su eficiencia y hagan falta menos materiales preciosos para su construcción. Se avance lo que se avance, siempre será más eficiente reducir el número de transformaciones, en función de lo que queramos producir o mover de un sitio a otro. No está todo dicho, ni en baterías, ni en pilas de combustible.

Sobre estas líneas, una broma de Elon Musk para inteligentes con motivo del día de los inocentes anglosajón (1st april). No, no habrá un Tesla Model H a hidrógeno, ni habrá que reservarlo con Dogecoin, ni Tesla abandonará las baterías en 2024. Es uno de tantos momentos en los que Musk ha renegado del hidrógeno. El diablo está en los detalles, si no se tienen en cuenta, una afirmación puede pasar de correcta a engañosa.

Ni siquiera SpaceX utiliza cohetes de hidrógeno, van con queroseno o con gas natural licuado (metano líquido)

Puede sonar estúpido lo de usar electricidad para generar hidrógeno renovable, usar electricidad para comprimirlo y licuarlo, energía para transportarlo a otro lugar, descomprimirlo, introducirlo en otro sistema de almacenamiento o directamente consumirlo con distintos niveles de eficiencia. Puede serlo, pero si no hay una alternativa libre de emisiones, pues será la idea menos mala de todas. Hasta ahora el gas natural era la idea menos estúpida, hasta que la crisis con Rusia nos ha devuelto a la realidad.

Cometeremos un error pensando que el hidrógeno lo promueven las tradicionales empresas petroleras, es una afirmación ya caducada y que huele a naftalina. El hidrógeno lo van a promover aquellas industrias que no tengan más remedio en adoptarlo y que lo consideren más competitivo que usar electricidad directamente. La tecnología del hidrógeno es relativamente joven en algunos aspectos, y le queda todavía bastante que demostrar. Para bien, y para mal.

Megapack de Tesla

Habrá que ver si para ciertas aplicaciones, como el almacenamiento de enormes cantidades de energía, es más competitivo usar hidrógeno o baterías estacionarias enormes como los Megapack. Eso habrá que verlo también a largo plazo. Al final se va a imponer el sistema más eficiente a efectos económicos y respecto a otras variables que sean importantes, como el tiempo, la seguridad o la comodidad. Eso sí que irá a misa.

Muchos expertos coinciden en que nunca alcanzaremos un escenario de neutralidad en carbono (que no implique emitir más) si no usamos hidrógeno. Lo dicen por algo.

Compártelo: