La EMT invierte 10,8 millones de euros en una hidrogenera para 10 autobuses y la instalación fotovoltaica que la abastecerá

Aunque la opinión de que en el transporte por carretera el hidrógeno será una alternativa muy costosa y poco eficiente frente a los sistemas a batería, las administraciones públicas siguen apostando por ella al calor de las ayudas de Europa. Esta semana se ha confirmado un importante proyecto que supondrá movilizar casi 11 millones de euros en poner en marcha la primera de muchas infraestructuras que serán necesarias para alimentar una futura flota de autobuses a hidrógeno de la empresa municipal de transporte de Madrid (EMT).

De esta forma se ha adjudicado la redacción y ejecución del proyecto para construir la primera hidrogenera y una instalación fotovoltaica que la abastecerá en el Centro de Operaciones de Entrevías. El importe total de la adjudicación asciende a 10,86 millones de euros (IVA excluido).

La nueva estación de repostado permitirá dotar de varios puestos de recarga de hidrógeno verde para la flota de diez autobuses que EMT prevé adquirir en una primera fase. El proyecto supone la puesta en marcha de las instalaciones necesarias para la producción, el almacenamiento y la distribución del hidrógeno.

También contempla la instalación y puesta en funcionamiento de las placas fotovoltaicas capaces de generar toda la energía necesaria para la producción del hidrógeno. Además de la redacción y ejecución, la licitación también contempla el mantenimiento tanto preventivo como correctivo de las instalaciones durante cinco años. El plazo de ejecución total del proyecto serán 19 meses y medio: un mes y medio para la redacción del proyecto y 18 meses para su ejecución.

Del importe total de la adjudicación, la ejecución ascenderá a 10,2 millones. También se contemplan otras partidas como la redacción del proyecto, con casi 238.000 euros y el servicio de mantenimiento con más de 369.000 euros. Esta actuación está financiada por la Unión Europea; por primera vez, EMT ha obtenido acceso a los fondos FEDER que supondrán una inyección de financiación de 2,9 millones de euros.

Con esta adjudicación, EMT avanza de forma decisiva en los planes de construcción de su innovadora planta de repostado de hidrógeno verde para el transporte público de la ciudad de Madrid, apostando por el H2 como vector energético fundamental para la movilidad sostenible.

Opinión

Aunque faltan muchos datos para saber si se trata de una operación rentable o un verdadero despropósito, como el coste actual de la flota diésel o a gas. Pero también si la instalación fotovoltaica cubrirá el 100% de la demanda o solo una parte, lo que supondrá en este segundo caso tener que comprar de forma externa el propio hidrógeno, con un coste actual muy elevado en Europa, o producirlo usando electricidad de la red.

Y es que hablamos de casi 11 millones de euros solo en preparar la infraestructura para apenas 10 autobuses. Un coste al que habrá que sumar la adquisición de los propios autobuses que según los informes, son más costosos no solo que los de combustión, sino que incluso se estima que bastante más caros que los eléctricos a batería. Entre 150.000 a 200.000 euros adicionales respecto a los eléctricos.

Y es que podemos recordar el caso de la ciudad francesa de Montpellier, que a principios de este año canceló un pedido de 51 autobuses a hidrógeno al comprobar que su coste de adquisición y sobre todo operativo eran astronómicos, seis veces más que los eléctricos según el alcalde la la ciudad, optando por una flota de autobuses eléctricos a batería. Un proyecto francés que también contemplaba la producción con energía solar del hidrógeno con una instalación fotovoltaica de 2.8 MW.

Según los datos del proyecto de la ciudad francesa, empleando autobuses de pila de combustible de hidrógeno el coste operativo sería de 3 millones de euros al año, es decir, 0,95 euros por kilómetro recorrido. Con autobuses eléctricos las cuentas son muy diferentes, 500.000 euros al año o 0,15 euros/km.

Fuente | EMT

Compártelo: