Francia pondrá en marcha un sistema de renting de coches eléctricos por 100 euros al mes

El presidente de Francia, Emanuel Macron, ha confirmado hace unos días que están ultimando un proyecto que permitirá lanzar un sistema de alquiler mensual de coches eléctricos que tendrá un coste de apenas 100 euros mensuales. Un formato pensado para incentivar la tecnología y acelerar la reducción de la dependencia de las fuentes de energía fósiles, y hacerlo con un coste que supone menos de lo que se gastan las familias en carburante en la actualidad.

De momento no se han publicado todos los detalles de un proyecto amparado por la nueva ministra de Transición Energética de Francia, Agnès Pannier-Runacher, que ha indicado que la intención es poner en marcha esta iniciativa lo antes posible.

La idea es centrar la oferta a personas o familias de bajos ingresos, que tendrán preferencia a la hora de acceder a los vehículos. Pero no serán en exclusiva los posibles beneficiarios de los mismos y donde también podrán apuntarse desde jóvenes, hasta profesionales del sector socio-sanitario.

Esta oferta se realizará a través de un sistema de renting. Permite de esa forma acceder a un vehículo más eficiente y con un coste operativo mucho menor sin tener que afrontar el elevado coste de adquirir un coche.

El funcionamiento será similar al de un renting convencional, con un pago mensual y en un contrato con una determinada duración que podrá ir desde los 24 hasta los 72 meses. Al final del contrato el cliente tendrá como opción el devolver el coche o quedarse con el pagando una cuota a determinar.

Además de un evidente beneficio para aquellos que sustituyan su modelo diésel o gasolina por un eléctrico gracias al menor coste operativo, esta medida también servirá para incentivar la producción y venta de coches, además de la instalación de puntos de recarga públicos que facilitará el poder tener un coche eléctrico incluso aunque no tengan plaza de garaje.

Una expansión de la red de recarga que además creará una sinergia positiva, que permitirá aumentar las ventas de coches entre los clientes todavía reticentes precisamente por el miedo a quedarse sin carga en sus desplazamientos o en sus viajes.

Compártelo: