Noruega demuestra que los salarios no son el problema para instalar fábricas de baterías. La clave, electricidad económica

Noruega ha confirmado un importante acuerdo que permitirá levantar su primera gigafábrica de baterías para coches eléctricos y sistemas de almacenamiento estacionarios. Un emplazamiento que muchos podrían pensar no es el mejor por los elevados costes de la vida en el país nórdico. Pero esto no ha sido un problema una vez solventado lo que si es el verdadero reto. Tener una fuente de energía limpia, fiable y sobre todo económica.

Esta semana el fabricante noruego de baterías Freyr ha firmado un acuerdo a largo plazo con el gigante hidroeléctrico Statkraft. Un contrato que asegura el suministro de electricidad con garantía de origen que permitirá levantar dos plantas de producción de baterías en Mo i Rana, en Nordland, justo al sur del Círculo Polar Ártico.

Estas fábricas se alimentarán de la energía procedente de una central hidroeléctrica. Una instalación de 500 MW cuya generación anual es de unos 2.150 GWh.

El acuerdo contempla la entrega de unos 1,4 TWh de energía renovable entre 2024 y 2031, que alimentarán también una segunda planta de producción de baterías que se levantará en la misma zona.

De esa forma el fabricante puede cumplir sus objetivos tanto de poner en marcha una línea de producción de baterías con menor huella de emisiones gracias a la procedencia renovable de la electricidad que la alimentará. Pero además consigue un contrato con un coste muy competitivo que le permitirá luchar contra las fábricas de los grandes grupos occidentales y chinos que se instalarán en Europa.

Un ejemplo claro de que los altos salarios de Noruega no han sido un problema para la industria del gas o el petróleo, ni lo será para la producción de baterías o coches. La clave será el acceso a una energía limpia y económica procedente de las fuentes renovables y que será lo que marque la diferencia a la hora de seleccionar el emplazamiento de muchas de las futuras inversiones en este y otros sectores electrointensivos.

Fuente | Freyrbattery

Compártelo: