Renault descarta que los coches a hidrógeno sean viables a corto plazo

El hidrógeno, y más concretamente la tecnología de pila de combustible, es para no pocos fabricantes de vehículos, uno de los pilares sobre los que se sustentará el sector del automóvil en el futuro. Toyota, Hyundai Motor Group y General Motors son algunos de los colosos de la industria automotriz que más fuerte vienen apostando por la pila de combustible de hidrógeno. Un compromiso que se mantiene desde hace años.

Si centramos el punto de mira en el Viejo Continente, también nos encontraremos con importantes grupos automovilísticos que han puesto al hidrógeno en su punto de mira. El Grupo Renault es un claro ejemplo de ello. Hace aproximadamente 24 horas que la compañía francesa ha introducido en sociedad un nuevo e interesantísimo modelo conceptual. El Renault Scénic Vision. Un concept car que, además de sentar las claves de un futuro vehículo de producción en serie, muestra las posibilidades de incorporar una pila de combustible de hidrógeno a un coche eléctrico de batería para desempeñar el papel de extensor de autonomía.

El Renault Scénic Vision adelanta un nuevo vehículo 100% eléctrico. Un sucesor espiritual del icónico Scénic

El Grupo Renault y los desafíos para popularizar los coches de hidrógeno

Luca de Meo, CEO del Grupo Renault, ha decidido calmar los ánimos de quienes esperan a corto plazo un turismo de hidrógeno bajo la marca Renault. Algo que a priori parece contradictorio tras la puesta de largo del mencionado Scénic Vision. De Meo mantiene una clara opinión sobre el papel que desempeñarán a corto plazo los automóviles con pila de combustible de hidrógeno.

El máximo dirigen del Grupo Renault cree que los automóviles impulsados por hidrógeno siguen siendo una solución poco probable a corto plazo para viajes con cero emisiones. «El hidrógeno tiene un papel. Este año tendremos a la venta un vehículo comercial con esta tecnología y trabajaremos con socios comerciales para presentarla», aseguró Luca de Meo en una conversación después de presentar el Scénic Vision.

«¿Pero en los coches? Honestamente, quién sabe. El desafío es hacer que los costes sean aceptables para los clientes e instalar una red de repostaje. Todavía hay debates sobre cómo hacer que la red de carga eléctrica sea lo suficientemente buena, y en comparación con una red de abastecimiento de hidrógeno, es simple», dijo De Meo.

Alpine también ha jugado con la idea de un vehículo de pila de combustible de hidrógeno

El «hidrógeno caliente» también está en el punto de mira del Grupo Renault

De Meo también reveló que el Grupo estudia probar el denominado hidrógeno caliente como parte de una extensión de la filosofía explorada por el Alpine A4810. Es importante recordar que Plug Power se unió este año al equipo Alpine de Fórmula 1 como patrocinador.

A falta de turismos de hidrógeno, el Grupo Renault sí ha apostado por esta tecnología en el ámbito de los vehículos comerciales. Bajo la marca Hyvia se comercializarán en Europa toda una serie de vehículos comerciales de hidrógeno. Además de vender furgonetas, se trabajará con clientes de flotas para proporcionar estaciones de repostaje de hidrógeno y su correspondiente apoyo logístico.

Luca de Meo terminó recordando que para muchas compañías la batería eléctrica no es una solución: «Para algunas flotas, la batería eléctrica o es una solución, solo una barrera. Descubrieron que tendrían que comprar dos furgonetas en lugar de una para que siempre pueda haber una operativa mientras la otra está cargando. El hidrógeno puede responder a ese problema».

Fuente: autocar

Compártelo: