Rivian entregó 1.227 coches eléctricos en el primer trimestre, el triple que General Motors

El primer fabricante de pick-up eléctricos de Estados Unidos fue una empresa emergente, Rivian Automotive, adelantando a la antaño megalítica General Motors por unos meses. Pese a las dificultades experimentadas en los últimos meses, que no son pocas, Rivian sigue entregando más unidades que GM, algo así como el triple.

Es más, si consideramos que los Chevrolet Bolt no cuentan, Rivian entregó 12 veces más pick-up que GM. Esta comparación no es tan escandalosa como la del cuarto trimestre, Rivian hizo 909 entregas, y GM hizo una del HUMMER EV. Sí, una, no me miréis así; 909 veces más, que no es poco. Anécdotas numéricas al margen, pues GM venderá mucho más que Rivian en un tiempo, entremos al barro.

Rivian está acumulando ya más de 90.000 reservas de sus R1T y R1S, al ritmo actual tardaría generaciones en cumplir con la clientela, pero la producción sigue aumentando paulatinamente. La previsión para este año es de 25.000 unidades (la mitad de lo previsto antes), pues ya pueden espabilar porque solo quedan tres trimestres y estamos en el ecuador del segundo.

La culpa, como viene siendo habitual, es de los proveedores de Rivian, porque la onda expansiva del conflicto en Ucrania también llega a Normal (Illinois, EEUU), así como los cierres de factorías en China por contagios de COVID, y han tenido que parar las máquinas más de una vez porque no había piezas. Un trimestre de producción se ha perdido, comentó la empresa.

Por otro lado, el rendimiento financiero está lejos de ser sostenible. Rivian Automotive facturó 95 millones de dólares, a cambio dilapiló 1.600 millones de dólares, casi el cuádruple de lo perdido en el cuarto trimestre, que fueron 414 millones de dólares. Huelga decir que producir en números bajos es un chorreo de dinero, sobre todo si las materias primas no paran de subir. En cuanto a sus acciones, están lejísimos de su máximo de cotización, cuando se apreciaba cinco veces más (hipercotizada).

Al menos tienen más de 17.000 millones en caja, suficientes para permitir el inicio de producción de un modelo de menor precio que se fabricará en Georgia en unas nuevas instalaciones a partir de 2024. Rivian recibió 1.500 millones de dólares en ayudas estatales y locales para llevar a término ese proyecto. El coste de la fábrica será de unos 5.000 millones de dólares.

Compártelo: