Tesla Model M, una visión de moto eléctrica con inspiración de Cybertruck

A Tesla todavía no le ha dado por el sector de las motocicletas. La floreciente industria de las motos eléctricas está creciendo hacia arriba después de saturar el mercado de opciones urbanas y de bajo coste. Así podría ser una moto diseñada por Tesla, tal y como se lo ha imaginado el diseñador valenciano Víctor Rodríguez Gómez.

Un diseño que aúna lo viejo y lo nuevo, aunque fundamentalmente lo nuevo. Tiene soluciones bastante vanguardistas, como suprimir los bujes de las ruedas y prácticamente toda la llanta, como si los neumáticos sujetasen por arte de magia la motocicleta. Es profundamente minimalista, aparenta no tener ni siquiera manillar (es escamoteable), aunque se ha previsto el poder trasladar a un pasajero y todo.

Los valores en los que se inspira el diseño son la polivalencia, la eficiencia y el respeto al medio ambiente. Incorpora algunas soluciones ingeniosas, como una instrumentación proyectada en un visor de cristal, la toma de corriente de Tipo 2 por debajo del subchasis trasero o el radiador trasero para soltar calor de la cadena cinemática y las baterías.

Como suele ser habitual en las motos eléctricas, prescinde del cambio de marchas, la transmisión secundaria es directa a la rueda trasera y las manetas de freno apuntan a funcionar como en un scooter, la izquierda para la rueda trasera y la derecha para la rueda delantera. La protección aerodinámica es cero absoluto, el jinete recibiría todo el impacto del aire sobre su pecho, brazos, piernas y cabeza.

El motor eléctrico se ubica por debajo de las baterías y justo detrás de la rueda delantera, garantizando un centro de gravedad muy bajo. Las baterías, por su parte, apenas sobrepasan en altura a las ruedas. El falso depósito se ha previsto como un pequeño espacio para pequeños objetos. Otra genialidad, el falso depósito se retira entero, haciendo las veces de sistema antirrobo, porque se lleva el botón de arranque consigo.

Podéis ver más detalles del diseño en su página de Behance, así como los primeros bocetos que dieron origen a la idea. A juzgar por la sofisticación del diseño, no sería una moto precisamente económica. De hecho, su cliente objetivo se ha perfilado como un aventurero con alto poder adquisitivo que le gusta viajar lejos y perderse, y que va a la moda pero le gustan los guiños al pasado.

Enlace | Behance

Compártelo: