Los Tesla Model S y Model X reciben una nueva pantalla giratoria

A principios del año pasado, Tesla presentó las versiones actualizadas de los Model S y Model X, sus actuales topes de gama. Entre otras cosas, ambos estrenaron un habitáculo completamente rediseñado en el que todo el protagonismo recaía, volante yoke aparte, en la nueva pantalla táctil de 17 pulgadas en formato horizontal en lugar de vertical.

Los renovados Model S y Model X todavía no se ofrecen en Europa; de hecho, Tesla ha tenido tiempo de introducir una serie de evoluciones en ambos modelos antes incluso de su lanzamiento internacional: desde el mes de abril, la pantalla central ha pasado a equipar un mecanismo que le permite girar para mejorar su visualización.

Aunque BYD también ofrece un mecanismo similar en algunos de sus modelos, lo cierto es que su objetivo es diferente: mientras que la marca china permite que el usuario pueda elegir entre una disposición horizontal o vertical, la pantalla de los Tesla siempre se mantiene en formato apaisado, cambiando su orientación hacia el lado izquierdo o el derecho.

Todo apunta a que la pantalla motorizada se introdujo en el mes de abril, por lo que es de esperar que todas las unidades producidas desde finales del mes pasado incluyan esta llamativa característica. Curiosamente, Tesla no ha realizado ningún tipo de anuncio sobre esta nueva funcionalidad, y han sido los propios usuarios los que la han descubierto.

Tesla introdujo esta modificación en abril

El objetivo, como hemos mencionado antes, es el de mejorar todavía más la visualización del sistema de infoentretenimiento (de un tiempo a esta parte, Tesla está haciendo especial hincapié en este tipo de funciones, como demuestra el Tesla Theater, que permite ver servicios de streaming en la pantalla de sus vehículos de forma cómoda).

Poco a poco, el diseño interior de sus modelos va adaptándose a un futuro en el que los coches autónomos serán la norma y los pasajeros (conductor incluido) podrán realizar otras actividades en lugar de prestar atención a la carretera. Sin embargo, por el momento el Tesla Theater solo puede activarse con el vehículo estacionado.

Algo similar ocurre con el volante yoke: de acuerdo con Elon Musk, su diseño permite mejorar la visualización de las pantallas, algo que será importante una vez se alcance la capacidad de conducción autónoma total. Sin embargo, lo cierto es que el pack FSD (Full Self-Driving) todavía está lejos de poder ofrecer una experiencia completamente autónoma, por lo que este tipo de modificaciones por el momento responden más a una cuestión de marketing que a una utilidad real.

Fuente | Electrek

Compártelo: