El monovolumen más rápido del mundo es chino, eléctrico y tiene hasta 750 km de autonomía: Voyah Dreamer MPV

Los fabricantes chinos siguen intentando crecer hacia arriba y establecer insignias Premium, de la misma forma que lo hicieron los japoneses en los años 90. Voyah es la marca Premium aspiracional de Dongfeng, uno de los grandes de China. Dióse a conocer en 2020 y llegará a Europa a lo largo de este año empezando por Noruega. Y el Dreamer MPV es su propuesta de monovolumen eléctrico de altos vuelos.

Se presentó en el Salón de Cantón del año pasado y acaba de entrar en fase de venta. La fase de preventa arrancó hace un mes, acumulando 2.000 reservas en espacio de 5 horas, llegando a unas 4.000 el pasado sábado. Los pedidos van a empezar a servirse en el tercer trimestre del año.

Es un monovolumen bastante grande, pues mide 5,3 metros de largo, 1,9 metros de ancho y 1,81 metros de alto, así que lo más parecido que le vamos a encontrar por estos lares es el Mercedes-Benz EQV 300 Extralargo, de 5,37 metros y 204 CV. Y decimos parecido porque el Dreamer MPV chino hace alarde de números más impresionantes.

Hay dos versiones, 100% eléctrica y con extensor de autonomía. La versión BEV tiene doble motor eléctrico, 160 kW/218 CV y 620 Nm cada uno, lanzando al monovolumen a 100 km/h en 5,8 segundos. La autonomía en ciclo CLTC es de 475 kilómetros con baterías estándar y de 605 km con las de mayor capacidad. En ciclo WLTP sería algo menos.

Si eso no es suficiente, la versión EREV tiene un motor delantero de 130 kW/177 CV y otro trasero de 160 kW/218 CV, con un par máximo de 610 Nm cada. La autonomía se estira hasta los 750 km en ciclo CLTC gracias a un motor 1.5 turboalimentado que ralentiza la descarga de las baterías, aunque pesa evidentemente más (2,5 toneladas) y el 0-100 km/h se resiente hasta los 6,9 segundos.

Su gama arranca en los 369.900 yuanes y hace tope en 639.900 yuanes en la versión personalizada de cuatro asientos, o en nuestra moneda, de 52.022 a 89.995 euros al cambio. Teniendo en cuenta eso, parece un chollo en comparación con su equivalente en EQV. Como todos estos modelos de nueva hornada, hay que valorarlos mejor en directo y tocarlos (se abusa de los render hoy día), y lo más importante, ver cuánto tiempo aguantan «siendo Premium» sin que se note en los acabados el paso del tiempo.

En cuanto al interior, lo que podéis ver, aparentemente muy bien terminado, con una pantalla que abarca casi todo el salpicadero en tres partes diferenciadas y gobernada por un procesador Snapdragon 8155 de Qualcomm. Incorpora una iluminación ambiental de colores -muy Mercedes-, conducción semiautónoma de nivel 2, ayudas varias hasta para aparcar, etc. Incluso se puede rematar todo con detalles en color cobre, para el que le guste.

Compártelo: